Santa Fe
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Santa Fe: ¿Hacia dónde hay que mirar para observar la lluvia de estrellas?

Se espera que entre hoy y mañana se pueda ver la mayor cantidad de meteoros. El factor "tiempo" será determinante para lograr una buena observación. Eso sí, será importante estar en un lugar oscuro y tener una cámara de fotos para registrar el momento o agudizar la vista.

El hemisferio norte tendrá un poco más de suerte de ver el fenómeno con claridad. En nuestro país, y en Santa Fe, dependerá del tiempo (que el cielo esté despejado) y de estar en un lugar oscuro, con poca claridad y esperar hasta las 2 del jueves, el mejor horario, aseguran, para la observación. Aquellos que permanezcan despiertos deberán orientar la mirada hacia el norte.

Se trata de las gemínidas, la única lluvia de estrellas que surge de un asteroide y no de un cometa, que vivirá su momento álgido este jueves y, como en anteriores ocasiones, promete ser un espectáculo de brillantes y coloridos meteoros.


Jorge Coghlan, titular del Centro de Observadores del Espacio, indicó a UNO Santa Fe que esta maravilla podría durar todo el mes de diciembre pero que durante hoy y mañana podría observarse la mayor cantidad de estrellas o meteoros.


"Hasta ahora no fue muy importante. Es muy probable que America del Norte fuera mejor. A partir de nuestra ubicación, el mejor horario para presenciar la lluvia seria a las 2 de la madrugada de mañana (jueves)", dijo a UNO Santa Fe.


Respecto a si será necesario contar con un telescopio, el especialista explicó que se trata de partículas tan finitas que a veces son imperceptibles. En ese sentido, recomendó utilizar binoculares o una cámara de fotos que registre el paso de la lluvia de estrellas.


Las lluvias de meteoros (o de estrellas, como se las conoce popularmente) se producen cuando la Tierra pasa por la órbita de un cometa. En su viaje estelar, estos objetos van dejando una estela de gas y polvo que son atraídos por la gravedad terrestre y que, al entrar en contacto con nuestra atmósfera, se desintegran y brillan.


El caso de las gemínidas es distinto: su origen está en un asteroide bautizado '3200 Faetón' (Phaethón, hijo de Helios, el dios Sol), es decir, un cometa exhausto que no tiene elementos volátiles.