Policiales
Lunes 22 de Enero de 2018

Enero violento: hubo siete asesinatos en 11 días en el departamento La Capital

Tras un 2016 muy violento, con casi 130 asesinatos en el Departamento La Capital, en 2017 esa cifra se había logrado reducir casi a la mitad, con apenas más de 70. Pero los números de enero de 2018 vuelven a ser inquietantes.

El año 2018 arrancó con un recrudecimiento de la faceta más trágica de la inseguridad: los asesinatos. Con el ocurrido esta mañana en barrio San Lorenzo, donde fue asesinado el albañil Julio Martínez de dos puntazos en el cuello cuando iba a trabajar, enero de 2018 acumula siete asesinatos en del Departamento La Capital, más del doble de lo ocurrido en todo enero de 2017, cuando ocurrieron solo tres.

En enero pasado, los muertos fueron Héctor Andersen de 36 años, apuñalado por su hermano después de una discusión en el interior de la vivienda, en barrio Sarmiento, el 9 de enero; Gonzalo Damián Pérez, de 16 años, de Alto Verde, asesinado de tres tiros el 22 de enero cuando estaba con amigos en una vereda y Carlos Ramón Sotelo, de 46 años, apuñalado en la puerta de una vivienda de barrio Yapeyú el 24 de enero.

Embed

En este enero, los homicidios han sido siete. El primero tuvo como víctima a Ayrton Matías Sosa, de 15 años. Fue el 11 de enero en barrio Yapeyú y falleció como consecuencia de impactos de bala con orificios de salida en las piernas, que le habían hecho perder gran cantidad de sangre. El segundo en barrio San Martín, el mismo día. La víctima de este caso fue Leandro Gabriel Ruiz, de 19 años, quien recibió varios disparos tras una discusión por una deuda. El tercero fue el 15 de enero en barrio Barranquitas Sur, donde mataron a tiros a Mario Ezequiel Rodríguez de 24 años.

El cuarto caso fue uno que tuvo mucha repercusión nacional, debido a las características del hecho. El asesinado en este episodio fue Augusto Paulón de 23 años, quien recibió dos balazos cuando se encontraba con una adolescente en una plaza, por parte del exnovio de esta. Esto sucedió el viernes pasado, 20 de enero. El joven murió el sábado.


El domingo a la madrugada en Monte Vera fue ultimado Mario Nahuel Castillo, de 17 años. Este chico estaba con amigos, cuando le dispararon desde un auto. También ayer, pero a las 8, en Barrio Coronel Dorrego fue ejecutado Lucas Gastón Arce, de 38 años. Le dispararon un balazo en la cabeza en el pasillo lateral de una vivienda, y el autor de tiro estaba con un motociclista.

Hoy lunes a la mañana fue muerto de dos puntazos en el cuello Julio Martínez, de 46 años, cuando se dirigía a buscar su auto, en Barrio San Lorenzo. Todo apunta a un intento de robo.

Exceptuando el de Martínez, el resto de los homicidios tiene una particularidad: todos tienen la modalidad del sicariato. Disparos realizados desde un auto o una moto contra una víctima. Una forma de arreglar cuentas pendientes (por las razones que fuere) que al menos en este mes, parece haberse desmadrado.

El Ministerio de Seguridad de la provincia había destacado a fin de año la baja de los homicidios que hubo en Rosario y la ciudad de Santa Fe.

Es que tras un 2016 muy violento, con casi 130 asesinatos en el Departamento La Capital, en 2017 esa cifra se había logrado reducir casi a la mitad, con apenas más de 70. Pero los números de enero vuelven a ser inquietantes. En Rosario en el arranque de enero hubo una quincena de asesinatos, en su mayoría vinculados a los ajustes de cuentas narcos.

En el departamento La Capital suman siete y concentrados todos en un lapso de 11 días. Por el momento no ha habido pronunciamientos desde el Ministerio de Seguridad provincial a esta situación en la ciudad y el departamento. Si lo han hecho sobre la situación en Rosario, donde se cargó las tintas contra el trabajo de la Justicia en enero, haciendo foco en las trabas que se generan por la feria judicial.