De acuerdo a los registros del Servicio Meteorológico Nacional, a nivel nacional el 2017 ha sido el más cálido de la historia. Se ubicó en 0.66°C por encima de la media normal estimada en 16 grados. Superó la marca del año 2012, en que se había alcanzado un desvío de +0.63°C.

Estas cifras, destaca el informe del SMN evidencian que en los últimos años nuestro país viene experimentando un aumento de temperaturas en casi todas las regiones y que la tendencia está en sintonía con la información de la Organización Meteorológica Mundial, que destaca que, a nivel global, se baten récords de temperaturas cada vez más elevadas.

El 2017 empezó con anomalías positivas cercanas a 1°C en enero y febrero. Esta tendencia cambió hacia finales del verano y principios del otoño, ya que marzo y abril fueron meses normales. A partir de mayo la tendencia nuevamente fue positiva y el mes de julio fue muy cálido, con un desvío positivo cercano a 2°C.

Los meses más fríos (respecto de la media) fueron octubre y noviembre, en que la atmósfera estuvo muy dinámica, e ingresaron muchos frentes fríos que repercutieron en las temperaturas. Finalmente, en diciembre culminó una primavera caprichosa y nuevamente la la tendencia volvió a ser positiva.

Si consideramos la evolución climática temporal (desde 1961 hasta 2017) de la anomalía de temperatura media vemos que cada vez es más frecuente registrar años cálidos, y particularmente desde el año 2012 esta tendencia es mucho más significativa respecto de otro años. Los últimos años "fríos" fueron el 2007 y el 2010, aunque en este último la anomalía fue menos destacada.