Santa Fe
Lunes 21 de Mayo de 2018

A diez años de su fallecimiento, Santa Fe recuerda al Padre Gasparotto

Cientos de fieles lo recordarán eternamente por su labor pastoral, por ser un servidor de los humildes, de los marginados.

El padre Edelmiro Gasparotto ocupó un lugar muy importante en la vida religiosa, social y cultural santafesina. Cientos de fieles lo recordarán eternamente por su labor pastoral, por ser un servidor de los humildes, de los marginados. También por su compromiso con los niños (trabajó muchos años para Cáritas Santa Fe) y aquellos que soportaron la terrible inundación que azotó la ciudad en abril de 2003.

El pasado 21 de mayo, al cumplirse 10 años de su fallecimiento, la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de la Merced celebró una misa en su homenaje y de manera previa se inauguró el Museo Padre Edelmiro Gasparotto, ubicado en la Sala Santa Clara de Asís.

Además se impuso que a partir de esta semana se coloque en la secretaría parroquial una caja donde la comunidad entera puede depositar intenciones, las cuales serán retiradas los miércoles por los padres y madres orantes, para rezar por las mismas. La misma metodología se repetirá cada siete días.

Recuerdo eterno
Gasparotto sin dudas fue un trabajador de la paz, la unión y el amor a Dios que a pesar de haber fallecido hace diez años sigue estando presente en el corazón de todos los santafesinos que lo conocieron y siguieron de cerca su labor, que dejó un legado.

Sunchalense, de origen italiano, Edelmiro Gasparotto habitó en el corazón de la comunidad santafesina durante toda su vida. Hijo de inmigrantes procedentes de Italia, nació en Sunchales el 4 de octubre de 1924.

En marzo de 1937, a los 12 años, ingresó en el Seminario Metropolitano de Guadalupe. El 12 de diciembre de 1948 se ordenó sacerdote. Tres días después celebró su primera misa en la localidad de Sunchales; y cerca del fin de ese año, el obispo Nicolás Fassolino lo convocó al Santuario Nuestra Señora de Guadalupe.

En 1951 fue designado director arquidiocesano a las Obras de las Vocaciones Eclesiásticas. Se desempeñó como asesor arquidiocesano de los Jóvenes de Acción Católica (JAC) y como director de las Obras Misionales Pontificias. En 1957 participó de la programación de la nueva parroquia de la Virgen de la Merced. El 16 de febrero de 1958 se hizo cargo de esa comunidad y se ocupó de la construcción del templo definitivo.

En 1964 inició la tarea educativa con la Red de Escuelas Parroquiales de la ciudad en zonas periféricas, como avanzada de la acción misionera de la Iglesia. Construyó el centro de atención y oratorio San Lorenzo y el centro Sagrado Corazón de Jesús, y contribuyó a la iniciativa asistencial y sanitaria Madre de la Divina Providencia.

En el barrio Santa Lucía, edificó una escuela técnica con anexo, un jardín y cinco residencias de ancianos. Estuvo un año en el Instituto Pastoral de Madrid, dependiente de la Universidad de Salamanca. Creó la Fundación Gasparotto para desarrollar tareas dedicadas al bien común, una labor que continuará en la cotidianeidad con el trabajo de sus fieles seguidores. Fue nombrado Ciudadano Ilustre de la ciudad, recibió en 1996 el Premio a la Excelencia que anualmente confiere el Instituto Argentino de la Excelencia y fue distinguido a nivel nacional como Anciano Notable.

Contra Storni
En 2002, el cura Edelmiro Gasparotto declaró públicamente que consideraba positiva la renuncia del entonces arzobispo santafesino Edgardo Gabriel Storni, imputado luego por presuntos abusos sexuales a exseminaristas.

Fue uno de los siete sacerdotes que presentaron a la feligresía católica santafesina un documento donde pedían perdón públicamente por el escándalo. La carta, firmada por siete presbíteros en nombre de "muchos sacerdotes", sostenía la necesidad de "servir con ánimo de construir una comunidad eclesial creíble".

"Nos expresamos con dolor para pedir sinceramente perdón y misericordia si hemos pecado por omisión al no haber hecho todo lo posible para no llegar a lo que estamos viviendo ahora. Es posible que hubiéramos podido purificar a la Iglesia desde adentro, desde hace mucho tiempo", afirmaban los religiosos.