UNO Santa Fe visitó esta semana la casa de la Fundación Actitud Solidaria, un espacio instalado en barrio Roma que sirve para contener y preparar raciones de alimentos que a diario son repartidos entre alrededor de 65 personas que viven en situación de calle en la ciudad capital de la provincia.

Recibido por uno de los sus referentes, el móvil recorrió las instalaciones en las que se pudo apreciar, por sobre todas las cosas, un pulcro orden.

En el acceso a la cocina-comedor, por ejemplo, puede leerse un cartel que recuerda la importancia de cuidar la casa, destacando que "no todos la tienen", es una especie de indicador de lo que se encuentra detrás: un espacio prolijamente rodeado por estanterías en las que se observan alimentos no perecederos e insumos descartables, freezers con raciones etiquetadas y una cocina industrial prácticamente nueva, adquirida por el esfuerzo logrado en una de las últimas actividades beneficiadas por la entidad.

"La logística en nuestra actividad lo es todo", explica como argumento al panorama Martín Mónaco, uno de los referentes del espacio, quien con una mezcla de orgullo y satisfacción relató cómo es el paso a paso de su trabajo.

"En este lugar cocinamos los menúes que entregamos actualmente a alrededor de 65 personas que viven de forma permanente o transitoria en la calle", dijo, indicando que dicha preparación, dependiendo el número de voluntarios y la receta elegida, insumen aproximadamente entre 45 y 60 minutos de tiempo.

"Eso es desde que tenemos la cocina industrial, antes que lo hacíamos con una cocina tradicional teníamos que dedicarle más horas", comentó el joven, quien a modo de ejemplo detalló que para ese número de raciones deben cocinar, por ejemplo, unos ocho kilos de fideos por vez.

En esa línea, y haciendo referencia a los gastos de demanda, Mónaco aseguró que en promedio requieren $3.500 por día, "para gastos de la comida y descartables sin contar el combustible. Lograr juntar esa cifra no resulta fácil, sobre todo teniendo en cuenta que acá pagamos un alquiler y no recibimos ningún tipo de ayuda oficial", afirmó.

Colaboraciones de socios, particulares y las famosas "vaquitas de los voluntarios" suelen ser los únicos ingresos con los que cuenta la fundación, los cuales no resultan fáciles de juntar.

"Hace unos diez meses le hicimos un pedido al Concejo Municipal para que defina nuestra responsabilidad y aún no tuvimos respuesta. Porque sucede que cuando los ciudadanos llaman al 0800 del municipio o al 107 les dicen que se contacten con nosotros. Y muchas veces pasó que nos hablaron de madrugada, y cuando les explicamos que no tenemos medios para salir a la búsqueda, ni lugar para todos, nos ha pasado de tener enfrentamientos innecesarios con la gente", dijo Martín Mónaco.

Y agregó: "Nosotros a la logística de trabajo la tenemos, lo que nos hace falta es el respaldo económico".

Las urgencias

La necesidad de conseguir otro lugar para mudarse con un alquiler accesible es la principal necesidad que hoy tiene Actitud Solidaria, ya que el espacio donde funciona está puesto a la venta.

"Estamos preocupados por esto y esperamos pronto encontrar una solución. De hecho ya estamos también pensando en encarar una campaña solidaria para solicitar ayuda para la adquisición de los materiales de pintura que necesitaremos cuando tengamos que devolver esta propiedad", remarcó el joven solidario, quien puntualizó en que también están en la búsqueda de nuevos socios colaboradores.

Cabe destacar que la cuota es voluntaria y a elección del aportante, siempre que sea mayor a $50. "También quien quiera puede sumarse como voluntarios. Estamos abiertos a la ayuda de todos", cerró Martín Mónaco, al tiempo que remarcó que esperan tener un duro trabajo para este invierno en que se prevé haya muy bajas temperaturas.

Para los interesados en contactarse, hay dos teléfonos disponibles: 0342- 155218263 y 154382479. Además se les puede escribir por privado a la cuenta de Facebook Actitud Solidaria.

Detalles

Actitud Solidaria es una agrupación que funciona en Santa Fe desde el 2010 con el objetivo de brindar asistencia a las personas que viven en situación de calle e indigencia. La iniciativa nació de la mano de Martín Mónaco y un grupo de amigos, quienes una tarde fría sintieron la necesidad de poner manos a la obra por quienes viven en situación vulnerable. Así, empujados por las ganas y la colaboración de familiares y amigos, los jóvenes comenzaron a recorrer la ciudad cada noche provistos de abrigo, alimento e infusiones. Con el tiempo y a fuerza de golpear muchas puertas, lograron crecer en número de voluntarios (hoy son más de sesenta, de diferentes edades, oficios y profesiones) y recursos, hecho que les permite entregar a los indigentes y a sus perros no solo algo para llenar sus estómagos, sino también contención y amor.

Cabe agregar también que Actitud Solidaria trabaja los sábados y domingos con guardias pasivas; y que periódicamente también visita la comunidad mocoví de Recreo u otras entidades del interior, a cuyos integrantes también les entregan donaciones.