El Sueldo Anual Complementario (SAC), más conocido como aguinaldo, es un monto extra de dinero que los trabajadores reciben en dos cuotas: la primera en junio y la segunda en diciembre. Dicho pago extra suele ser muy esperado por los asalariados ya que suele significar un alivio al bolsillo.

De acuerdo a lo que establece la Ley 27.073, el SAC debe ser abonado antes del 30 de junio y antes del 18 de diciembre, con posibilidad de prórroga hasta cuatro días hábiles (o sea que en este 2018 los empleadores tienen tiempo de hacer esos depósitos hasta el 5 de julio y 24 de diciembre, respectivamente).

¿Cómo se calcula este pago?

Si bien la Ley de Contrato de Trabajo estableció que el monto debe ser equivalente al 50% de la mayor remuneración mensual devengada en todo concepto de cada semestre, cuando el trabajador tiene sueldos variables el cálculo es más complejo ya que es necesario esperar el cierre del mes de cobro del aguinaldo para identificar ese monto.

En este sentido es importante considerar que para el pago del SAC se debe tener en cuenta el salario básico, las horas extras y otros plus que se hayan percibido.

En tanto, si por ejemplo un trabajador cobró en enero $35.000, en febrero $35.200, en marzo $36.000, abril $35.000, mayo $35.500 y junio $35.200, deberá considerar para su pago de aguinaldo el mes de marzo y dividir la cifra entre dos, lo cual da un resultado de $18.000. Por tanto debe exigir cobrar esa cifra para este primer caso y hacer la cuenta nuevamente para los meses que siguen, lo que determinará cuánto se cobrará en diciembre.