Mañana los docentes de las escuelas públicas y privadas inician un paro de 48 horas en rechazo al aumento otorgado por la provincia, que la semana pasada dio por finalizada la paritaria mediante un decreto firmado por el gobernador. Desde el gremio del sector advierten que la suba en las tarifas supera el aumento que cobrará una maestra de grado.

Esta mañana, la titular de Amsafé provincial Sonia Alesso ratificó la medida de fuerza y reiteró su rechazo al cierre de la mesa de negociaciones entre los sindicatos y la provincia.

Para Alesso, el cierre de la paritaria responde "a cuestiones que tienen que ver con el pacto fiscal y con la necesidad de cerrar rápido el conflicto", pero estimó que ello no va a pasar "por un tema muy sencillo: los aumentos de tarifa duplican o triplican el aumento que va a tener una maestra".

"El gobierno se encargó de publicar los sueldos más altos de los docentes, pero una maestra de grado va a tener que pagar más de luz que lo que viene de aumento", ejemplificó la dirigente gremial.

"La medida de fuerza, el paro de 48 horas que fuera votado en asamblea provincial, está ratificado", arrancó esta mañana Alesso en rueda de prensa. Además del paro, los maestros se movilizarán mañana en la capital provincial junto a los estatales de ATE, los docentes de Sadop y los trabajadores de la Salud de Siprus, entre otros gremios que cuestionan la oferta salarial de la provincia. La marcha coincide con un nuevo aniversario del asesinato del maestro neuquino Carlos Fuentealba.

La medida de fuerza ya había sido votada por las asambleas de cada gremio cuando se rechazó la última oferta oficial, un incremento del 9 por ciento con el salario de marzo y otro 9 por ciento de aumento con el sueldo de agosto, ambos porcentajes considerados sobre el salario de diciembre pasado.

"No vamos a admitir el cierre por decreto porque viola la ley de paritarias", dijo Alesso, y agregó: "En Santa Fe hay una ley de paritarias provincial promulgada en 2008 en la gestión de (Hermes) Binner, donde no prevé el cierre por decreto". En ese sentido, dijo que la decisión adoptada por el gobernador "es una medida autoritaria".