Santa Fe
Lunes 22 de Enero de 2018

Ante los últimos crímenes, el gobernador admitió que "hubo un pico en enero"

El gobernador atribuyó el recrudecimiento de la violencia a cuestiones de coyuntura y dijo que la provincia viene "con un descenso sostenido en los últimos tres años" de los índices de homicidios y de delitos en general. "Los datos de 2017 a nivel provincia nos ubican prácticamente en la media nacional de unos siete homicidios cada 100.000 habitantes", aseguró.

En los últimos 11 días hubo siete crímenes en el departamento La Capital, seis de los cuales fueron en la ciudad de Santa Fe. Mientras que en Rosario también recrudeció la violencia en los últimos días a tal punto que las fuerzas federales reforzaron sus recorridas por los barrios más complicados y durante el último fin de semana, en un crimen con el sello de los sicarios, acribillaron con una ametralladora a un joven de 22 años y en el lugar encontraron 15 vainas servidas.

Al ser consultado al respecto, el gobernador de la provincia Miguel Lifschitz admitió que "hubo un pico (de violencia) en el mes de enero", aunque lo atribuyó a cuestiones de coyuntura y defendió las políticas de seguridad de su gestión al asegurar que la provincia ya se ubica en la media nacional de siete crímenes cada 100.000 habitantes.


"Siempre hay hechos de violencia. A veces hay momentos en el año, coyunturas y puede ser que en alguna ciudad se produzca algún pico. Pero lo importante es ver todo el trayecto del año. Nosotros venimos con un descenso sostenido en los últimos tres años sobre los índices de violencia, de homicidios y de delitos en general en toda la provincia y muy especialmente aquí en la ciudad de Santa Fe", argumentó Lifschitz.

Embed

"De manera más tenue –aclaró–, pero también notable, bajó en la ciudad de Rosario. Los últimos datos de 2017 a nivel provincia nos ubican prácticamente en la media nacional de unos siete homicidios cada 100.000 habitantes. Eso es un avance muy importante".


Luego el gobernador admitió: "Hemos tenido un pico en el mes de enero. Es bastante habitual que los meses de verano tengan un recrudecimiento de fenómenos de violencia. Vamos a ver cómo sigue evolucionando porque si nos mantenemos dentro de los parámetros que hemos tenido los años anteriores y sostenemos la tendencia a la baja podremos tener la tranquilidad de que estamos caminando por una senda de avance y de consolidación de proyecto de seguridad que iniciamos hace dos años".