Cerca de las 16, el plantel de Unión llegó al estadio Brigadier López para disputar una nueva edición del Clásico. Lo hizo con absoluta normalidad y tranquilidad, pese al fervor que muchas veces se extralimita en este tipo de partidos. Un punto en favor en desdramatizar lo que simplemente es un partido de fútbol, pese a lo que genera después.

LEER MÁS: Fernández se pierde el Clásico en el Brigadier López

El grupo ingresó por el gimnasio Roque Otrino hasta el vestuario visitante, para posteriormente hacer la entrada en calor. No pudo estar el arquero Nereo Fernández, lesionado, al igual que el delantero Federico Andrada, que se quedó afuera del banco de suplentes.

De esta manera UNO Santa Fe te muestra cómo se dio todo.