Un micro de la empresa Fluviales fue atacado hoy a la tarde por habitantes de La Guardia, en Santa Fe. El hecho ocurrió en la ruta 168 y por el incidente fueron dañados dos vidrios laterales del transporte que iba completo de pasajeros.

Una de las pasajeras que se trasladaban desde Santa Fe a Paraná, informó que cerca de las 15 el colectivo había ingresado a La Guardia "cuando imprevistamente se escucharon dos explosiones, gritos y exclamaciones de dolor".

"Observamos que el chofer aceleró la marcha, no paró y al llegar al puesto de Gendarmería dio aviso del incidente que no son aislados. Siempre pasa y en distintos horarios, los colectivos son atacados a gomerazos y piedrazos", explicó a UNO Gabriela.

La mujer que viaja todos los días a trabajar a Santa Fe, dio cuenta que "por el estallido de los dos vidrios laterales de los primeros asientos, afortunadamente no hubo personas lesionadas. En el susto hubo una situación tensa, incluso en el asiento posterior viajaban dos personas ciegas que quedaron muy conmocionadas".

El chofer les dijo a los pasajeros que "en ese sector de la ruta extreman las medidas de seguridad, y si sienten cascotazos, piedrazos o gomerazos, tienen instrucciones de no parar. Por el contrario, la premisa es llegar hasta el puesto de Gendarmería a pedir auxilio".

"A los pasajeros se les aconseja cerrar las cortinas de las ventanillas por un doble efecto, primero evitar que la piedra siga y quede embolsada, y el restante no vuelen los vidrios y astillas", sintetizó la pasajera.

Los daños en los vidrios fueron importantes, por lo que dos personas debieron dejar sus asientos frente a la gran cantidad de astillas esparcidas.

Al llegar a la terminal, aguardaba al micro un inspector de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y un policía que formalizaron oficialmente la denuncia por el nuevo ataque que sufre una unidad.

En ese sector de la 168, también se han denunciado los constantes ataques a autos y camionetas bajo la modalidad de miguelitos desparramados en las cinta asfáltica. Lo que se busca en este caso, es que el vehículo pare, y de ese manera avanzar con un asalto.

En los colectivos se cree que los ataques son efectuados por adolescentes o mayores que a modo de diversión arrojan piedras a los micros con pasajeros.