La Justicia deberá resolver si confirma o no la absolución dictada en marzo pasado a un abogado que hace siete años, en medio de una tormenta, subió con su auto a una vereda de barrio Pichincha en la ciudad de Rosario para ponerlo a resguardo del granizo y, en ese acto, mató a un nene de tres años que esperaba el colectivo con su familia. El lunes 28 de mayo se realizó una audiencia de Cámara luego de que la Fiscalía apelara la resolución que absolvía al acusado por considerar que la causa no está prescripta. El juez Gustavo Salvador deberá resolver si confirma la absolución o resuelve que la acción penal debe continuar. El 3 de abril de 2011 Leandro Guillermo Monclus atropelló y mató a José Francisco Pais, de tres años. Fue en Callao y Güemes, una tarde de lluvia en la que, además, había comenzado a caer granizo. Monclus, que tenía 26 años y conducía un Renault Clío 2, circulaba por Güemes, frenó en el semáforo y puso la marcha atrás. Su idea era poner su auto a resguardo del granizo y su estrategia fue ubicarlo debajo del toldo de un negocio ubicado en la ochava sudeste de esa esquina. Pero debajo de ese toldo había un grupo de personas esperando el colectivo. Monclus no las vio y aceleró el vehículo a una velocidad que no permitió que todos llegaran a correrse para evitar el impacto.

José, que estaba con su mamá, su papá y sus hermanos, fue atropellado. Lo trasladaron al Hospital Centenario del sur de la provincia, pero murió unas horas después.

La causa fue a parar primero a un juzgado Correccional que estaba a cargo de la jueza Marisol Usandizaga. Pero luego fue remitida, a pedido de la fiscal Ana Rabín, al juzgado de Instrucción N° 4, porque pretendía que el caso se investigara como un homicidio doloso y no como un accidente de tránsito. El magistrado Juan Carlos Vienna, que era titular de ese juzgado, no consideró lo mismo: terminó procesando a Monclus por homicidio culposo y envió la causa al juzgado Correccional N° 5, a cargo del juez Carlos Leiva. Todo en el marco del viejo sistema procesal penal.

La defensa de Monclus pidió varias veces la posibilidad de que su representado fuera beneficiado con una probation, pero esa posibilidad siempre le fue denegada.

Burocracia sin fin

Hace casi dos meses se cumplieron siete años de la muerte del niño y la causa aún sigue recorriendo juzgados. En marzo pasado, el juez Rodolfo Zvala dictó la absolución de Monclus por la prescripción de la causa. La fiscalía apeló esa resolución al entender que la fecha de la que partió el juez para hacer el cálculo de los cinco años que deben pasar para que una causa prescriba, está errada.

Ese fue el planteo que ayer expuso la fiscal de Cámara María Eugenia Iribarren para pedir que la acusación siga su curso. Fue en una audiencia presidida por el juez Gustavo Salvador, donde las partes expusieron sus argumentos. Los defensores de Monclus —Aldo Bilbao Benítez y Jorge Funes— consideraron que, tal y como lo resolvió Zvala, corresponde la absolución, por lo que esta debe confirmarse.

Todo lo expuesto en la audiencia no remitió al hecho en sí, sino puntualmente a las fechas en las que se llamó al acusado a prestar declaración indagatoria: para la fiscalía fue en 2013 y para la defensa en 2012.

Salvador escuchó a las partes y llamó a un cuarto intermedio para revisar la causa. Dictará su resolución en las próximas semanas.