Santa Fe
Martes 30 de Enero de 2018

Audiencia Pública por la tarifa de agua: "Pedimos la suspensión del aumento"

Lo dijo el diputado Del Frade que participará de las audiencias que se realizarán en Rosario, Santa Fe y Gálvez donde se discutirá la suba de 50% en dos tramos solicitada por Assa. El legislador denunció que hay un retiro del Estado en la financiación de la empresa que convierte a la gestión Lifschitz en un "gobierno conservador". En la capital provincial hay 15 individuos y organizaciones inscriptas para participar de la instancia de consulta no vinculante.

Aguas Santafesinas S.A. solicitó una suba en la tarifa del servicio del 50% que se aplicará en dos veces: 25% en mayo y el 25% restante en julio. Dicho aumento se discutirá en las tres Audiencias Públicas que se realizarán entre el jueves de esta semana y el martes de la semana próxima. La primera instancia de participación ciudadana tendrá lugar en Rosario el 1 de febrero; la segunda será al día siguiente en Santa Fe; y el 6 de febrero será el turno de Gálvez.


LEER MÁS: Assa pidió un aumento del 50 por ciento de la tarifa para 2018


Según informaron a UNO Santa Fe desde el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress), hasta el momento hay 27 inscriptos para la audiencia en Rosario, 15 para Santa Fe y siete para Gálvez.


"La mayoría son gente que ya tiene experiencia en haber participado de audiencias anteriores. Hay políticos, gente de sindicatos, de asociaciones de usuarios. Más o menos la gente que ha venido participando en los últimos años, tanto en Rosario como en Santa Fe", reflejaron.


LEER MÁS: En febrero se discutirá el pedido de suba de Aguas


Uno de los políticos que participará y que se inscribió en las tres audiencias que se realizarán en la provincia es el diputado provincial Carlos Del Frade, quién señaló a UNO Santa Fe que en primer lugar él y su espacio político denunciarán que se trata de un aumento por encima de la inflación y de los acuerdos paritarios que significa una transferencia de dinero de los sectores populares para pagar "la resignación política del gobierno de la provincia de Santa Fe para brindar un derecho humano como el agua".


"Creemos que hay un retiro del gobierno de Lifschitz que se convierte de esta manera en un gobierno absolutamente conservador. Con este aumento se pone en contra de la gente y a favor de una concepción de reducir el Estado en pos de los negocios privados. El ejemplo más clarito son los famosos corralitos de Aguas en donde se hacen reparaciones que muchas veces son parches, pero que demandan muchísima guita que tiene que pagar el Estado, en vez de hacer reparaciones estructurales", aseveró.


En esa línea, es preciso resaltar que el gobierno provincial ha decidido reducir año a año el aporte para obras de infraestructura y dicha disminución en los subsidios se ha ido plasmando en las tarifas. El año pasado la relación era 80% de los gastos operativos cubiertos con tarifa y 20% pagado con aportes del tesoro provincial. Este año, la previsión es reducir aún más ese 20% que provee el gobierno.


"Nosotros decimos que frente a este aumento estamos en presencia de una política de retiro del gobierno provincial en un esquema absolutamente regresivo, retrógrado. Pedimos la suspensión del aumento, y al mismo tiempo decimos que frente a las agresiones que sufre el pueblo de la provincia por el gobierno nacional con las tarifas que está aplicando, necesitamos crear un Fondo de Equidad Impositiva", remarcó Del Frade y anticipó que presentará un proyecto de ley para la creación de dicho fondo. "Solamente cobrando el 5% de la facturación a las principales tres empresas exportadoras, Santa Fe no tendría por qué cobrar el aumento de luz ni de agua", agregó.


El diputado provincial sostuvo además que se están dando situaciones insólitas debido a los constantes y excesivos aumentos en la tarifa del servicio. "Hay gente que empieza a engancharse del agua, algo inédito hace 10 años, porque el agua está cara", denunció y pidió la instalación de macromedidores en los barrios más carenciados de las principales ciudades donde Assa brinda el servicio para saber cuánto tendría que aportar el gobierno provincial para subsidiar a los que menos tienen.


La mirada desde el Enress


En contacto con UNO Santa Fe, el titular del Ente Regulador de Servicios Sanitarios reconoció que un aumento de 50% en dos tramos, representa "un número importante" y dijo que el equilibrio financiero de la empresa no se logra solamente aumentando los ingresos con mayores tarifas, sino también reduciendo los costos improductivos.


"Es un poco la mirada que tenemos desde el Enress con respecto al funcionamiento de la empresa. No solamente hay que cubrir todo lo que se gasta, sino también reducir los costos", expresó.


A su vez, el presidente del Enress defendió las audiencias como herramienta ciudadana y resaltó que, más allá de no ser vinculantes, desde que se realizó la primera consulta en 2010, se lograron cambios significativos en la manera en la que se presta y cobra el servicio.


Audiencia Pública por el Agua 2017.jpg
Audiencia Pública realizada el año pasado
Audiencia Pública realizada el año pasado


"Su evolución hay que mirarla a lo largo del tiempo. Como resultado de la primera audiencia se eliminó la tarifa plana y se pasó a la tarifa segmentada por rangos de consumo que premia con menor tarifa a los que consumen menos", subrayó Oscar Pintos.


En ese sentido, también recordó que gracias a un fuerte reclamo en las distintas audiencias, año tras año se logró, si bien con demoras, que la empresa comience la instalación de micromedidores para cobrar de acuerdo al consumo y no a la cantidad de metros cuadrados de la vivienda.


"Ahora, últimamente, en la audiencia del año pasado empezó fuertemente el planteo, que nosotros después lo reflejamos en nuestra resolución, de la necesidad de cambiar el régimen tarifario que fue pensado hace mucho tiempo y no refleja adecuadamente la forma en la que se debe facturar un servicio esencial como el agua", añadió.


"Cada vez que se incrementan los porcentajes de micromedición, disminuye la facturación de la empresa. Porque todo el esquema está hecho para que no se propenda a la micromedición y nosotros lo que queremos, no solo por un reclamo de la sociedad que cada vez que hay audiencia lo pide, es que por una cuestión de preservación del recurso es necesaria la micromedición", explicó.


Pintos afirmó que con este sistema, además de reducirse la facturación de la empresa, también se reduce el consumo, y eso es algo positivo, porque significa que "hay más agua disponible con la infraestructura existente para atender otras zonas de la ciudad, en el caso de Santa Fe específicamente, la zona norte".


"Creo que es algo que la empresa, pero fundamentalmente el gobierno provincial lo ha tomado y ha empezado un plan de micromedición muy marcado en línea con un proyecto del gobierno nacional que también está financiando esto en todas las provincias, y eso ha hecho que la empresa el año pasado colocara 20.000 medidores y que para 2018 tenga previsto 40.000. Todo eso va apuntando en dirección correcta y todo eso ha surgido de las audiencias", resaltó.