La denuncia, presentada por el periodista Facundo Viola y acompañada por un grupo de vecinos de la localidad, se basa en sucesivas fumigaciones sin control (por el uso de agroquímicos) producidas dentro del área urbanizada de la localidad de Arroyo Leyes y a pocos metros de la escuela primaria N° 30 "Domingo Silva" y el Jardín de Infantes aledaño. En un inicio, la misma fue radicada en la Fiscalía Federal N° 1 a cargo del Dr. Kishimoto, hace más de dos años. Más adelante, la investigación fue derivada al Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe y ahora elevada por el fiscal al juzgado citado.

"Venimos pidiendo por todos los medios que se detengan las fumigaciones ilegales cerca de nuestras casas porque pueden estar causando un daño grave o irreversible para la salud. Venimos denunciando que se está infringiendo la ley nacional de Residuos Peligrosos 24.051 que impone penas para quien "contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general"", explica Viola.

En este sentido, el vecino relató: "Nos fumigaban constantemente a pocos metros de la ventana de nuestra casa y comenzamos a darnos cuenta que siempre nos sentíamos muy mal, teníamos dolores de cabeza, mareos, erupciones. Empezamos a ver cómo muchos vecinos se morían jóvenes de cáncer o leucemia alrededor del mismo campo. Además, caían los pájaros de los árboles después de que fumigaban. Esto sucedía a la vista de todos".

Y cerró: "Recibíamos amenazas y presiones constantemente para que nos calláramos, lo cual nos dio cada vez más determinación".