Nacidas y criadas en barrio Barranquitas Oeste, las hermanas Solís junto con un grupo de amigos y vecinos solidarios pusieron en marcha hace cinco semanas el primer merendero del barrio -que bautizaron "Por Caritas Felices"- que funciona los sábados, de 15 a 17, en el garaje de una casa, a una cuadra del terraplén Yrigoyen.

Concebido como un espacio que busca darle algo más que una copa de leche y galletitas a los chicos de la zona, la popularidad del mismo creció de forma estrepitosa, logrando ya duplicar en poco tiempo la cifra de asistentes: empezaron con un cupo de 45 inscriptos el primer sábado y el último recibieron a 115.

"La idea de poner en marcha el merendero surgió por conocer la realidad que viven los niños del barrio, que en su mayoría no tienen la posibilidad de ir a divertirse a ningún lado los fines de semana, y en ese sentido es que les ofrecemos también alguna actividad recreativa", contó una de las impulsoras de la propuesta, Yanina.

Y detalló: "El primer fin de semana armamos juegos tipo kermés, al siguiente hicimos una especie de cine, donde les repartimos pochoclos a los chicos y todo, y ya estamos programando para este sábado hacer una actividad con cuentos a la que se sumarán artistas voluntarios".

En esta línea cabe destacar que el grupo está armando una campaña de recolección de donaciones que les sirva para sostener su obra. Solicitan leche, azúcar, harina, cacao, té y yerba. Para colaborar con esta iniciativa, pensada bajo el lema "dar es mejor que recibir", solicitan que los contacten al teléfono: 342-5239088.

Asimismo invitan a quienes tengan tiempo disponible y ganas, que se sumen a su propuesta como manos solidarias aptas para ayudar a repartir las meriendas o bien para realizar actividades de entretenimiento.

"Estamos dispuestos a hacer crecer esta idea. Sabemos de las necesidades que hay en el barrio y estamos seguros de que podemos lograr mucho haciendo que estos chicos pongan sus caritas felices todos los sábados", cerró Yanina.