Santa Fe
Martes 02 de Enero de 2018

Barrio Acería: demolerán un monoblock más para continuar con el proceso de transformación

En pocos días se abren los sobres de la licitación para concretar la tarea. Se trata de la torre 22 y será la tercera. También se conocerán las ofertas en febrero para la urbanización del predio con los 436 lotes y la construcción de las primeras 102 viviendas. Luego, en distintas etapas, se harán las 334 casas restantes.

El sueño que comenzó el año pasado tras el anuncio del gobernador Miguel Lifschitz de transformar barrio Acería continúa adelante. En abril se detalló el plan de obras que allí se realizarán con el fin de reubicar todo el sector. También en ese momento se demolió el monoblock 21 y ahora está en marcha la licitación para tumbar una torre más, la 22 cuya estructura está en riesgo de derrumbe. Esto está previsto para el próximo 19 de enero.

Y para continuar con este proyecto, a mediados de febrero se abrirán las sobres para conocer las ofertas y urbanizar el terreno donde se van a construir 436 viviendas y luego se comenzarán a levantar las primeras 102 unidades habitacionales con el fin de ubicar las primeras familias y luego continuar en forma progresiva con las demoliciones de los monoblock 18, 19 y 20 y así sucesivamente en orden progresivo. Después vendrán más etapas hasta completar todas las casas previstas.

Vale recordar que el complejo originalmente tenía 22 monoblock con 372 departamentos. Este proceso arrancó con el derrumbe de la torre 21, que es realidad fue la segunda demolición porque hace unos seis años fue derribado el monoblock 7 tras un voraz incendio. El anuncio de Lifschitz implicaba unas 336 viviendas que coincide con el número de familias que hoy viven en estos edificios y como "yapa" se sumarán 100. Del total de unidades habitacionales, 420 serán edificadas bajo el prototipo dúplex (en su mayoría, de dos dormitorios) mientras que 16 de ellas serán adaptadas para discapacitados.

La inversión es millonaria porque demandará 455 millones de pesos aproximadamente y la intervención se anunció para hacerla en cinco años, pero estiman que ese plazo se achicará por lo menos un año. Se construirán en las tradicionales manzanas donde hoy están los monoblock que se irán demoliendo, luego de reubicar a los habitantes que esperan mientras se les hacen las casas nuevas.
Este sector está delimitado por Matheu, Cafferata, Azcuénaga, Edmundo Rosas y Viñas; y además se suman cuatro manzanas comprendidas entre Azcuénaga, Edmundo Rosas, Ayacucho, Grandoli y Cafferata. En tres se harán viviendas y la última se destinará para un espacio verde, este último ya cuenta con la infraestructura necesaria, fue inaugurado y está a disposición para el uso por parte de los vecinos.

Paso a paso
Lucas Crivelli es el director provincial de Vivienda y Urbanismo y en diálogo con UNO Santa Fe dio más detalles sobre cómo marcha este proceso. "Hoy se cercó el predio donde se van a ubicar las viviendas y se está en la etapa de nivelación del terreno. Este lugar está lindante al barrio", fue lo primero que dijo.

Y aprovechó para contar lo que sigue: "Ahora lo que se está avanzando es con una segunda demolición que por una cuestión de infraestructura de la torre implicaba un mayor riesgo y se hace mediante licitación cuyos sobres se abren el 19 de enero. Se van a reubicar a esas familias en carácter temporal y ahí arrancaría el proceso de relocalidación del barrio Acería".

De manera paralela, el funcionario provincial contó que "se viene trabajando en dos frentes, por un lado en el marco del Plan Abre se interviene en uno de los terrenos para la construcción de un espacio público en lo que se conoce que fue inaugurado hace dos meses y ya es parte del barrio", dijo y luego agregó. "Y por otro lado, estamos abriendo la licitación en febrero para urbanizar 436 lotes y construir las primeras 102 viviendas que van a permitir alojar y avanzar con más demoliciones en el barrio".

En definitiva primero se inicia el proceso de urbanización, luego en estos 436 lotes se van a construir 436 viviendas en las cuales se va a relocalizar todo el barrio. "Vamos a contratar la urbanización y la construcción de 102 viviendas y con eso se van a estar demoliendo aproximadamente unos 4 monoblock, contando este que vamos a demoler en enero que lo estamos adelantando por una cuestión edilicia y los que son consecutivos: 18, 19 y 20", agregó Crivelli.

Es necesario aclarar que la urbanización implica apertura de calles, extender toda la red de agua, también la de desagües cloacales, el alumbrado público y además está la posibilidad de llegar con el servicio de gas pero sería una etapa posterior.

Achicar los tiempos
El proyecto original estaba previsto en cinco años, pero "estimamos que con esta primera etapa estamos cubriendo con lo que equivaldría a los dos primeros años entonces estaríamos achicando un año el plan total previsto", dijo y luego agregó: "Serán después tres etapas sucesivas de 100 viviendas hasta alcanzar la totalidad que son 436. Es un 20 por ciento por encima de la cantidad de departamentos que hoy tiene el barrio, es decir que serán viviendas para el resto de la población, para atender demandas generales o para familias de otros barrios que ameriten una relocalización".

Estas familias que están en el monoblock 22 que se va a demoler en breve estarán atendidas por el Ministerio de Desarrollo Social hasta tanto se les construya sus viviendas. "Una vez entregadas van a tener un cobro pero se va a analizar cada caso social y económico en forma particular, abordamos según los ingresos que puedan tener, y nunca el valor de la cuota superará el 20 por ciento de los ingresos y en ese marco nos manejamos y vemos si a las familias les toca pagar la totalidad de la vivienda o solo una parte pero se da un plazo entre 20 y 30 años para saldarlo", detalló el director provincial de Vivienda y Urbanismo.

Antes de finalizar, Crivelli dijo: "La demolición de la torre 22, hacer la infraestructura en los 436 lotes con la construcción de las primeras 102 viviendas, implica una inversión superior a los 200 millones de pesos. Mientras tanto hubo todo un recambio y reacondicionamiento eléctrico en 244 departamentos para que puedan cumplir con la etapabilidad del proyecto que era una de las condiciones que necesitábamos de manera urgente; y la recuperación de este espacio público".