Este sábado tuvo un inicio de jornada climática totalmente inestable, con cielo totalmente cubierto en la ciudad capital de la provincia de Santa Fe, lluvias aisladas y fuertes y salidas del sol intermitentes.

En las primeras horas rigió un alerta meteorológico, pero el mismo en horas del mediodía cesó para dar lugar a un pronóstico que marca probabilidad de chaparrones y tormentas, algunas localmente intensas, cielo con alguna nubosidad y vientos leves del sector sur, rotando a sector este.

Para mañana domingo se espera inestabilidad con probables precipitaciones y temperaturas que rondarán los 18° y 31°.