La ciudad de Santa Fe cuenta con un sistema de terraplenes de defensa ante la crecida de los ríos, y desagües, reservorios y estaciones de bombeo para la extracción del agua de lluvia.