A partir del fuerte incremento que tuvieron las tarifas de los servicios públicos en el país en los últimos años, y en particular la energía eléctrica, el intendente José Corral anunció que rescindirá el convenio con la Empresa Provincial de la Energía por el cual esta cobraba al usuario la Cuota del Alumbrado Público, que es el consumo de energía de las luces de las calles de la ciudad. De esa manera, el gobierno local pasará a hacerse cargo de ese costo. De forma paralela, el municipio seguirá cobrando la tasa por la operación y el mantenimiento del alumbrado público.

El propio Corral dijo que eso significará una reducción de cerca de un 10% promedio para los usuarios de la EPE en la ciudad de Santa Fe y ese costo será asumido por la Municipalidad. Sin embargo, el propio intendente dijo desconocer con exactitud cuánto es el monto que deberá afrontar mensualmente el Ejecutivo local, ya que a esos números los tiene la EPE, que es la que paga todos los meses a Cammesa la energía consumida por las luces de la ciudad de Santa Fe.

Además, el intendente dijo que peleará "foco por foco" el monto del consumo de energía ya que con el cambio de tecnología (que reemplaza los viejos focos de sodio por los led) se reducirá la cantidad de energía consumida. Según Corral, la ciudad tiene 38.000 luminarias y 5.000 ya son led. Pero como esa renovación es constante y progresiva, de igual manera se tendrá que recalcular el consumo. Tal vez en este punto radique un primer conflicto entre el municipio y la EPE, ya que deberán ponerse de acuerdo sobre cuánto es el consumo y cómo se traduce eso en un monto.

El convenio que propone disolver el municipio tuvo sus orígenes en las dificultades que tenía la EPE para cobrarle a los municipios la energía consumida por el alumbrado público. Por ese motivo, en la década del noventa la empresa convino con los municipios que la Cuota de Alumbrado Público -que es solo la energía consumida- se calcule por ciudad y se divida por la cantidad de usuarios que en esa localidad estén activos. Ahora la Municipalidad de Santa Fe vuelve a proponer hacerse cargo de ese costo. Por su parte, los vecinos tendrán que esperar que los trámites administrativos se resuelvan para que eso se traslade a sus facturas y sepan definitivamente cuánto ahorro les representa.