Santa Fe
Lunes 18 de Junio de 2018

Con el frío, se refuerza la asistencia a personas en situación de calle

El municipio habilitó un parador nocturno en el Centro Integrador Comunitario Roca, en Callejón Roca y Rivadavia, que tiene capacidad para albergar a 20 personas. Actualmente recibe un promedio de 15 diarios, que además de dormir, pueden darse una ducha y contar con la cena y el desayuno.

Con la llegada de los primeros fríos, la Municipalidad habilitó las puertas del Centro Integrador Comunitario Roca como un parador nocturno para aquellas personas que se encuentran en situación de calle. Ubicado en Callejón Roca y Rivadavia, desde que comenzó a funcionar hace dos semanas, diariamente asiste un promedio de 15 personas. Se trata de una iniciativa conjunta de la que participan distintas organizaciones y credos, y que apunta a mejorar la calidad de vida de este sector vulnerable de la población.


La secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti, contó que "el refugio comenzó a funcionar el mismo día en que José puso en marcha la Red de Protección y Acompañamiento para Personas en Situación de Calle, que integran organizaciones católicas y evangelistas, como así también de la sociedad civil, que vienen acompañando a las personas en situación de calle, fundamentalmente durante la época de invierno, cuando las bajas temperaturas hacen más duro el vivir en la calle".


Cabe señalar que las instituciones y organismos que participan de la red impulsada por el municipio son: el Ministerio de Salud de la provincia, la Asociación Civil Solidarydar, Asociación Civil Los del Camino y la Iglesia Evangélica Bautista, Cáritas, Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Parroquia Nuestra Señora de La Merced, Parroquia San Cayetano, Parroquia Nuestra Señora de Luján, Fundación Cristiana Evangélica de Santa Fe, Grupo de Voluntarios "Choco" Móvil.


UNO en la Radio visitó el lugar con su móvil. Escuchá el audio:


PARADOR INVERNAL.mp3



Acompañamiento y asistencia

"El primer lunes, cuando se habilitó el refugio, tuvimos 11 personas, el martes 12 y el sábado 19. En once días, sumaron 163 las atenciones brindadas", detalló Cecilia Battistutti, y completó: "Estos datos hablan a la claras, en primer lugar, que más allá del trabajo que veníamos haciendo por parte del municipio para atender esta realidad con el refugio de solidaridad, hacía falta más lugares. Pero, lo más valioso, es que esto es el resultado del trabajo mancomunado con organizaciones sociales".


En ese sentido, contó que las personas que llegan al refugio "algunas almuerzan o se duchan en la Casita de la iglesia de Luján, o en la Evangélica Bautista, o tienen vínculo con el párroco de La Merced. Esto hace que el trabajo sea más seguro, más rico, y que cada uno cumpla el rol que tiene que cumplir. El municipio brindándoles una ducha caliente, un lugar donde dormir, comida, asistencia psicológica, el abordaje de los equipos de trabajadores sociales a la hora de su reinserción social, familiar, laboral; y por parte de la instituciones con el acompañamiento afectivo, el cariño, aquello más invisible, pero que permite generar las bases para que todo lo que nosotros hacemos rinda sus frutos".


Con una capacidad para 20 personas, el parador nocturno abre sus puertas todos los días, de 19 a 10 horas. Según los datos, concurrieron un promedio de 15 personas diarias, siendo el viernes 8 el día de mayor asistencia, cuando se ocuparon 19 plazas del refugio. Un equipo conformado por más de 20 personas trabaja diariamente para ir a buscarlos a los distintos puntos y llevarlos hasta el refugio. Al ingresar, se les entrega elementos para la higiene personal y se les asigna una cama con ropa de abrigo. Asimismo, se les sirve una cena caliente y luego se realiza una charla informal –mate de por medio– sobre las normas de convivencia. Por la mañana, antes de retirarse, se les brinda un desayuno.


Trabajo articulado

Más adelante, Cecilia Battistutti, aprovechó para destacar también los demás aspectos de la red: "Como el trabajo con la Basílica de Guadalupe con el grupo de narcóticos anónimos, la gente del Choco-móvil que viene llevándoles la merienda a las personas en situación de calle. Pero además, es importante que aquellos vecinos que vean a personas en situación de calle, se comuniquen al 0800 777 5000, para acercarnos con la unidad móvil con la cual estamos asistiendo en el momento".


Según el relevamiento conjunto realizado por el municipio y las organizaciones sociales hay aproximadamente entre 35 y 40 personas que están en situación de calle. "Más allá de estos datos, muchas de ellas eligen estar en esa situación y no quiere ir al refugio. Además, tenemos conocimiento de que hay problemáticas de salud mental. Para estas situaciones llevamos adelante una asistencia itinerante, en la propia calle para que puedan estar contenidas y acompañadas", contó la funcionaria y valoró el trabajo con el Ministerio de Salud de la provincia, que forma parte de la red, coordinando "estrategias de articulación en atención de la salud de estas personas, porque justamente esa situación no les permite optar por ir al refugio".


Satisfacción y agradecimiento

A partir del trabajo mancomunado, organizaciones y credos se suman a la iniciativa impulsada por el municipio. Desde la asociación Los del Camino, Jorge Díaz, contó: "Acompañamos la trafic que dispuso la Municipalidad durante el recorrido, que es bastante extenso, pasando por plazas, capillas, la terminal y lugares donde la gente ya nos está esperando. Lo que me impactó –subrayó– es cómo los muchachos que fueron a dormir nos agradecieron, estaban contentos y hasta rezaron porque hacía mucho tiempo que no tenían una comida caliente y tan rica". Asimismo, valoró la articulación con las demás organizaciones: "Nos entendemos, nos complementamos, y nos vamos conociendo. Esto es bueno para lograr el objetivo final que es atender a la gente que está en la calle".

En consonancia, Marcelo Sciandra, colaborador de la Casita de Luján, dijo: "El trabajo que se está haciendo es muy bueno, es una labor extraordinaria. Tenemos nueve muchachos del centro de día que hoy tienen un techo para pasar la noche, la comida, y hasta cine los sábados", a la vez que resaltó que más allá de lo asistencial, "buscamos ir más allá para que puedan tengan una mejor expectativa de vida. Incluso va una maestra que ayuda a los chicos que no terminaron la escuela primaria, para que aprendan a leer y escribir".


Respuesta integral

Por su parte, el sacerdote Luis Horacio de la parroquia de La Merced, sostuvo que el refugio "es una respuesta a una necesidad. Si bien desde Cáritas se brinda asistencia a partir de las heladeras solidarias, comida y duchas durante el día, tener un lugar para pasar la noche era el eslabón que faltaba. Hoy hay dos personas mayores de nuestra comunidad que van al refugio desde los primeros días. Me he encontrado con ellos y están muy contentos y se sienten bien atendidos".


Finalmente, resaltó la convocatoria del municipio para desde la red abordar la problemática que "con el paso del tiempo va deteriorando a las personas que viven en la calle, física y psíquicamente. Además, va incapacitando en lo laboral, porque es muy difícil mantener un trabajo estable, si uno constantemente, durante la noche, está de un lado a otro. Poder decir: a tal hora estoy en tal lugar, tengo una cama, un lugar cálido, puedo bañarme, cenar y al otro día levantarme; es muy importante", argumentó.


La Red

La Red de Protección y Acompañamiento para Personas en Situación de Calle tiene como objetivo el acompañamiento conjunto de las personas en situación de calle mediante un proceso de recuperación física y emocional para su inclusión y el desarrollo de estrategias y acciones consensuadas con las personas en situación de calle que posibiliten generar lazos y sentido de pertenencia con la comunidad. Para ello, se apunta a promover la creación de espacios, municipales o de gestión privada según el caso, que ofrezcan la posibilidad de acceder al aseo personal, la vestimenta y la alimentación, realizar actividad recreativa y, alternativamente, pernoctar.


A partir de la red, el municipio actúa mediante sus equipos interdisciplinarios, articulando con el sistema de Salud, y coordinando con los grupos de ayuda mutua que algunas de las instituciones llevan adelante eficazmente en temas como consumos problemáticos o crisis subjetivas. También, dispone de una unidad operativa móvil y durante la época invernal se habilitará en el Centro Integrador Comunitario Roca, un parador nocturno, al que podrán ser trasladas las personas que lo deseen. La Red, a través de sus distintos actores, realizará el registro y seguimiento de las personas beneficiarias y definirá en conjunto un sistema de monitoreo que reúna información para valoraciones futuras.