Este lunes desde la mañana hasta las 16.30 se realizó el velatorio para despedir los restos de Ariel Castelló. El arquitecto de 42 años fue ultimado a balazos este domingo cuando intentaba ayudar a una vecina embarazada de ocho meses que estaba siendo asaltada frente a su casa. El hecho conmocionó a la ciudad y al barrio Roma en especial.

•LEER MÁS: La historia de una tarde trágica en el barrio Roma

Castelló era padre de dos hijos pequeños de 10 y dos años, y estaba casado con Anabella Geist, con quienes se encontraba celebrando Pascua en familia. Sus vecinos y amigos lo describieron como un ser generoso, honesto y trabajador.

"Enamorado de su mujer. Se desvivía por sus hijos", recordaron con profundo dolor sus compañeros de oficina. "Antes de entrar a trabajar pasaba a buscar a dos o tres que no tenían movilidad por sus casas. Se iba de barrio Roma hasta el sur y después al norte. No tenía drama, quería dar una mano. Compartía todo lo que sabía con los nuevos, los viejos, con todos. Quería que los demás aprendan. Un trabajador de la primera hasta la última hora. Era muy generoso, buen amigo, muy buena persona y culto", agregaron.

•LEER MÁS: Marcos Castelló, sobre el crimen de su primo: "Parece que estamos viviendo en el lejano oeste"

Además, agregaron entre algunas risas tímidas: "En las peñas hacía todo. Cocinaba y preparaba todo. No sabés los platos que hacía. Y en el medio de la reunión sacaba la guitarra y se ponía a cantar. Le gustaba que todos la pasen bien".

Sin embargo, la tristeza es difícil de sobrellevar y remarcan: "Es un tema general el delito, pero para nosotros esto es devastador. No hay fuerzas ni para hablar. No hay otra forma de verlo. Esto no tiene nombre".

En la tarde del domingo, una mujer de 30 años caminaba junto a su hermana después del almuerzo de Pascua con su familia. Al faltar unos 20 metros para llegar a la puerta de su casa, M. E. M. de 20 años la abordó con el fin de sacarle la cartera. En el violento episodio, el joven sacó un arma 9 mm y se la apoyó en su panza de ocho meses. Los gritos y corridas en medio de la desesperación se hicieron escuchar, por lo que un grupo de vecinos salió a asistirla. Al sentirse acorralado, el hombre disparó al menos tres veces. Ariel Castelló cayó al piso sin entender de dónde venía el dolor. Los vecinos atraparon al delincuente y llamaron a la policía que llegó a los pocos minutos.

•LEER MÁS: Vecinos y compañeros de trabajo de Castelló se manifestarán mañana en B° Roma

Mónica De Felice, mamá de la mujer asaltada, habló con UNO Santa Fe sobre estos difíciles momentos: "Ariel es como si fuera de mi familia porque son vecinos muy queridos, vivo a media cuadra. Yo me crié en el barrio y a ellos los conozco desde que eran chiquitos. Para mí es como si fuera mi hermano. Esto nos hace muy mal".

Asimismo, agregó: "Esto es muy feo. Ya no se puede vivir así. Estamos desprotegidos, no se puede salir a la calle a ninguna hora. Eran un poco más de las tres de la tarde, estábamos almorzando por Pascua, y mi hija sale y pasa esto. Él le apuntó a la panza y ella a lo que atinó es a tirarle la cartera pero no bastó con eso".

•LEER MÁS: Crimen en barrio Roma: los vecinos aseguran que ya se retiró la policía comunitaria del lugar

Finalmente, sobre la salud de su hija explicó: "Ella está mejor, pero ayer estuvo en observación, y hoy tuvo que hacer todas las declaraciones. Está la bebé soportando todo eso. Tiene fecha para fin de este mes".