Cuatro de los 12 jóvenes que llevaban más de dos semanas atrapados en una cueva de Tailandia han sido rescatados, informaron el domingo las unidades de auxilio. Poco antes dos ambulancias habían salido de la cueva en el norte de Tailandia donde 12 jugadores de un equipo de fútbol juvenil llevaban más de dos semanas atrapados junto con su entrenador.

Las ambulancias fueron a un helipuerto cercano, y de allí un helicóptero despegó. Las autoridades antes habían advertido que los helicópteros estaban listos para llevar al hospital a cualquier persona que haya sido rescatada.

La operación de rescate comenzó el domingo en la mañana, según explicaron las autoridades, que señalaron que "hoy es el Día D". El gobernador interino de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn, dijo que el operativo "va mejor de lo esperado".

Explicó que primero fueron sacados los jóvenes en mejor estado físico, y que la próxima fase del operativo comenzará en unas 10 o 20 horas. Trece buceadores extranjeros y cinco tailandeses participaban en el rescate, y dos buzos acompañarán a cada niño durante la evacuación, que será gradual, explicó el gobernador interino.

El operativo comenzó a las 10:00 de la mañana y pasarán al menos 11 horas hasta que la primera persona sea rescatada, agregó el mandatario. Todo el operativo para liberar a las 13 personas podría demorarse entre dos y cuatro días dependiendo del clima y las condiciones del agua, explicó el mayor general del ejército Chalongchai Chaiyakam.

La única forma de sacar a los atrapados de la cueva de Tham Luang Nang Non, en la región de Chiang Rai, es a través de unos oscuros y estrechos pasadizos llenos de agua enlodada, fuertes corrientes y con poco oxígeno. Un antiguo miembro de los equipos especiales de la Armada tailandesa falleció en esa ruta el viernes.

Expertos en rescates en cuevas consideraron que salir buceando era la última opción, especialmente con personas no entrenadas como los niños. Se considera que la ruta es especialmente complicada por los giros y curvas en los estrechos pasajes inundados.

Pero el gobernador que supervisa la misión dijo antes que el buen clima y el descenso del nivel del agua en los últimos días habían creado las condiciones óptimas para una evacuación submarina, que no se mantendrían por mucho tiempo si vuelve a llover. Antes de anunciar el inicio del rescate, las autoridades dijeron a las decenas de medios de comunicación de todo el mundo congregados ante la cueva que abandonasen el lugar.

Los chicos, de entre 11 y 16 años, y su entrenador de 25 años quedaron atrapados cuando fueron a explorar la cueva luego de un partido de entrenamiento el 23 de junio. Las inundaciones provocadas por el monzón les bloquearon la salida e impidieron que los rescatistas los encontraran durante casi 10 días.

Las autoridades dijeron que las lluvias del monzón que se esperan podrían aumentar el nivel del agua en la cueva, lo que sumado a la caída del nivel de oxígeno en el espacio, dieron sensación de urgencia al rescate. Los anteriores esfuerzos para bombear agua fuera de la cueva sufrieron un retroceso cada vez que se produjo un fuerte aguacero.