Un informático francés cuadripléjico de 52 años fue hallado degollado el lunes en Reconquista y ayer los investigadores confiaban en que en las próximos horas se podría esclarecer el crimen, cuya investigación comenzó por el entorno más cercano de la víctima. El homicidio, descubierto el lunes a la mañana, conmocionó a la ciudad del norte santafesino donde la víctima, Bernardo Charpentier, vivía desde 1970 y trabajaba en el hospital. "Si bien no hay ningún detenido, es cuestión de horas. Se está muy cerca de descubrir el hecho, el trabajo se está haciendo de una forma muy buena", dijo ayer uno de los fiscales del caso al portal de noticias Reconquista Hoy.

Charpentier se movilizaba en una silla de ruedas luego de un accidente que sufrió a los 17 años. El lunes a la 11 fue hallado, apuñalado y degollado, por su acompañante terapéutico en su casa de Primera Junta al 200, en el barrio San Jerónimo del Rey. El cuerpo estaba sobre la silla de ruedas, frente a su computadora, y en la escena del crimen se encontró un cuchillo tipo Tramontina.

La investigación del hecho recayó en los fiscales Alejandro Rodríguez y Aldo Gerosa, quienes siguen una línea de investigación que presume que el homicida -no se descarta que sean dos- conocían a la víctima. En ese sentido, una de las hipótesis indica que el asesinato pudo tener que ver con la intención de ocultar otro delito o extraerle información. Sin embargo, las primeras requisas no establecieron faltantes, por lo que el robo aparece como descartado.

Respecto de los sospechosos, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) comenzaron por analizar el entorno de Charpentier, la gente que lo asistía en tareas que van desde los mandados hasta extraer dinero del banco. Al respecto trascendió que vecinos comentaron que en los últimos tiempos se percibían movimientos raros en la casa de la víctima.

En ese marco, entre los elementos a peritar en busca de información está la computadora de la víctima con la idea de analizar sus contactos.