El personaje de Maite Lanata en "100 días para enamorarse" lleva a abordar una situación compleja y pocas veces tratada en televisión abierta. La nena que en la ficción se llama "Juani" comienza a conversar con sus padres acerca de la necesidad de cambiar su identidad.

En ese tránsito de cambio de identidad, aparece la participación de Sandra Mihanovich que interpreta a una psicóloga que asesorará a la familia.

"Yo sufro má, pero quiero que me vean como me siento", le dijo Juani a su madre Antonia, que interpreta Nancy Dupláa a pura lágrima en el capítulo que se vio anoche de la tira que produce Underground para Telefe.

Antonia y Juani visitan una psicóloga -que trabaja con el padre de la adolescente- que se especializa en cuestiones de género. "Yo no me siento cómoda con mi cuerpo. Las cosas femeninas, las cuestiones femeninas me ponen incómoda", comienza tras la primera pregunta.

Mihanovich pregunta cuándo pudo poner en palabras lo que le sucede, Juani hace silencio y es su madre la que puede decir: "En realidad hoy lo pudo poner en palabras".

Allí, la psicóloga explica que sexualidad y género no van de la mano, que son cosas diferentes, y plantea que Juani está buscando indagar en su identidad de género.

"Los términos tránsgenero y gay a menudo se confunden, pero no es lo mismo. La persona transgénero tiene relación con su identidad de género. Una persona transgénero puede tener la misma orientación sexual que una persona cisgénero, puede ser heterosexual, gay, bisexual o asexual (.). No importa con quién te guste salir".Antonia expresa que su único miedo es que Juani sufra, a lo que su hija responde:"Aunque me dé mucho miedo, quiero que me vean como me siento, como soy".