Continuando con el control y el monitoreo conjunto de espacios penitenciarios el lunes se realizó una nueva inspección en distintos pabellones de la Unidad Penitenciaria N° 1 de Coronda, a los efectos de constatar su estado real, corroborar la cantidad de internos alojados en los distintos sectores y establecer las condiciones de habitabilidad en las que se cumplen las medidas privativas de libertad.

La visita fue realizada por la defensora provincial, doctora Jaquelina Ana Balangione; el delegado de la región Litoral de la Procuración Penitenciaria de Nación, Sebastián Cáceres; el subsecretario de Relaciones Institucionales y Públicas del SPPDP, Rodrigo Giménez; profesionales de la PPN e integrantes del equipo del Registro de casos de Tortura y otras afectaciones a los derechos humanos.

Durante la recorrida los funcionarios se entrevistaron con los internos, se tomaron capturas fotográficas y se brindó información sobre las gestiones realizadas por ambas instituciones para revertir situaciones que afectan de manera colectiva a los reclusos.

Por otra parte, se efectuaron pedidos a los responsables penitenciarios para que prioricen y efectivicen la atención de internos que padecen enfermedades y lesiones de consideración, solicitándose el urgente traslado a efectores de salud públicos.

En cuanto a las inspecciones en los pabellones, se constató falta de provisión de agua, filtraciones en los techos con riesgo de desprendimientos, conexiones de electricidad precarias y celdas sin sanitarios, entre otros problemas edilicios que fueron comunicados de manera inmediata a las autoridades pertinentes.

Por último, las autoridades visitaron a internos alojados en celdas de resguardo atendiendo sus reclamos y considerando sus particulares situaciones.