El diputado nacional Luis Contigiani alertó que treinta empresas de la provincia de Santa Fe están en riesgo por la oficialización estadounidense de un arancel del 72% contra el biodiésel argentino. El exministro de Producción santafesino remarcó que la provincia "produce casi la totalidad" del biodiésel argentino, y la mayoría está destinado al mercado norteamericano.

"Esta medida tiene un impacto muy fuerte en nuestra provincia, Santa Fe tiene 30 empresas, produce casi la totalidad del biodiésel argentino", subrayó Contigiani, quien recordó que el país tiene una producción de "unas 2.300.000 toneladas, de las cuales Argentina venía poniendo en el mercado de Estados Unidos entre 1.000.000 y 1.500.000 de toneladas".

Si bien reconoció que "las empresas tienen un colchón como para aguantar esta situación y el mercado europeo va traccionando un poco", remarcó que "de todas maneras hay que prepararse para el mediano plazo".

Puestos laborales

Contigiani había advertido en agosto pasado que el arancel al biodiésel ponía en riesgo 6.000 puestos laborales, aunque poco después Cancillería anunció la reapertura del mercado de la Unión Europea, lo que serviría para subsanar parte del problema.

"Este tipo de decisiones de Estados Unidos demuestra que en el mundo hay administración del comercio exterior. Esto del libre comercio exterior es un cuento de hadas, un cuento chino", sostuvo, y dijo que "los países protegen sus intereses de acuerdo a sus conveniencias. Argentina tiene que aprender de esto".

El arancel de Estados Unidos contra el biodiésel argentino impacta en exportaciones por entre 1.100 y 1.200 millones de dólares, que ahora deberán buscar otros mercados, por lo que en la Cámara Argentina de Biocombustibles ya analizan alternativas entre la Unión Europea y Asia.

Medida

La oficialización del arancel llegó casi dos meses después de que el Departamento de Comercio de Estados Unidos ratificara el arancel y la Argentina advirtió que denunciaría esta medida ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Con la confirmación en el Boletín Oficial de la gestión de Donald Trump, los aranceles para el combustible argentino en base a aceite de soja se ubicarán en un rango de entre 71,45 por ciento y un 72,28 por ciento.

En agosto pasado, el Departamento había fijado aranceles preliminares para compensar los subsidios de un 50,29 por ciento a un 64,17 por ciento para el biodiésel de Argentina.

El 90 por ciento de las exportaciones de biodiésel argentino tenía como destino el mercado estadounidense en operaciones por entre 1.100 y 1.200 millones de dólares anuales, que los productores esperaban llevar este año a los 1.500 millones.

Argentina rechaza otra acusación de las empresas estadounidenses de que su biodiésel se vende a precios demasiado bajos y que eso motiva las tasas antidumping.