Sobre finales de año pasado, las expectativas por la temporada que comenzaba en el Corredor Turístico de la Ruta 1 eran muy buenas. Más teniendo en cuenta que a mediados de 2017 se había presentado el programa A Toda Costa, orientado al desarrollo de los departamentos Garay y San Javier, con el sector turístico, como una de las puntas de lanza en la generación de nuevos empleos y emprendimientos.

En ese contexto, este verano el corredor costero tuvo altos niveles de ocupación en sintonía con condiciones climáticas favorables. Es decir, la falta de lluvia que perjudicó a los sectores productivos, en este caso, ayudó a los complejos turísticos a tener una buena temporada.

"Por lo menos en todas las compulsas que hemos hecho, no hemos tenido baches en todo el verano", afirmó el secretario de Turismo de la provincia, Martín Bulos respecto a lo ocurrido en las localidades costeras.

El funcionario indicó que respecto de años anteriores, en esta temporada se registró un "crecimiento en toda la provincia de alrededor de 30% de turistas", y las localidades que están a la vera de la ruta 1 no fueron la excepción. Cabe recordar que, 2016 fue un año muy difícil para el sector debido a la crisis hídrica y que recién el año pasado se registró una mejora.

LEER MÁS: Costa santafesina: cada fin de semana de enero, con el ciento por ciento de ocupación

Si bien, Bulos marcó que es difícil unificar en un porcentaje la provincia entera, porque los números no son parejos en todas las localidades de Santa Fe, por lo menos en lo que hace a los fines de semana, "la ocupación siempre estuvo por encima del 90%".

En ese sentido, el responsable del Turismo en Santa Fe, señaló que la buena temporada fue apuntalada por una mejora en la conectividad terrestre y por la propuesta del Ministerio de Seguridad, llamada Verano Seguro.

"La cantidad de obras que se están haciendo y también Verano Seguro, ayudaron. Además hay que tener en cuenta que nosotros tenemos un 60% de turismo interno, donde esta comunicación de seguridad y mejoras en las rutas hizo que la gente recorra más la provincia", estimó.

"Además de las fiestas tradicionales del verano que tiene la provincia, se avanzó mucho en la propuesta del Carnaval en distintos lugares de la provincia que también movilizó en estos días", añadió.

Ciudad de Santa Fe

En tanto, respecto a lo acontecido en la ciudad de Santa Fe, el funcionario comentó que de acuerdo a los informes de la Asociación Hotelera Gastronómica que le fueron suministrados, en promedio durante los dos primeros meses del año hubo una ocupación de 60%.

"Sucede que hay que dividir entre los hoteles turísticos de la ciudad. Es decir, si se mide en la totalidad de los hoteles, el porcentaje baja, pero si se toma solo los hoteles que son los elegidos por los turistas, ahí los niveles de ocupación fueron muy altos, cerca del 80%", aclaró y agregó: "Después hay mucha gente que viene a la ciudad por trabajo y otras actividades, y que no necesariamente se aloja en hoteles turísticos".

La costa según los empresarios

Guillermo Kees, integrante de la Cámara de Turismo de Santa Fe y propietario de un complejo de cabañas en Santa Rosa de Calchines, señaló a UNO Santa Fe que durante enero los complejos turísticos de la zona estuvieron trabajando a pleno, "en muchos casos al 100%". Aunque, siempre la mayor ocupación fue durante los días de fin de semana.

Ese mismo panorama se repitió en febrero, aunque esta vez con menos gente. Según Kees, durante ese mes hubo una caída de alrededor de 30%, con ocupación plena los fines de semana y pocos visitantes de lunes a jueves.

"De la misma manera pasó en los carnavales de febrero. La semana fue una locura de gente", contó Kees. Luego de esos días, la ocupación comenzó a mermar. Prueba de ello es que a modo de promoción, durante los días de Carnaval, los empresarios turísticos ofrecían a los turistas un día de alojamiento gratis para el fin de semana siguiente, y en muchos casos, aún sin costo, la promoción era rechazada.

LEER MÁS: La costa santafesina se perfila destino favorito para los Carnavales

"En febrero nos ayudó que no hubo lluvias, y nos alentó a trabajar bien los fines de semana, pero la actividad cayó mucho entre semana", resaltó y adelantó que "ya hay reservas para Semana Santa".

"Hay mucha reserva. Nosotros ya tenemos todas las cabañas alquiladas, obviamente que hay colegas que todavía tienen lugar", finalizó.