Santa Fe
Miércoles 31 de Enero de 2018

Créditos hipotecarios: en Santa Fe ningún banco pagó menos ingresos brutos y las cuotas no bajaron

La ley que establece una alícuota diferencial para que las entidades bancarias paguen solo el 1,5% de ese impuesto y no el 7,5% entró en vigencia en diciembre. La condición para recibir ese beneficio era trasladarlo a los prestatarios de créditos hipotecarios. Durante el primer mes ningún santafesino recibió una reducción en su cuota.

En diciembre comenzó a regir en la provincia la ley que otorga una alícuota diferencial de Ingresos Brutos a aquellas entidades bancarias que trasladen ese descuento a sus clientes de créditos hipotecarios. De esa manera los bancos pasarían de pagar 7,5% a 1,5% de Ingresos Brutos, siempre y cuando esa reducción se vea reflejada en la cuota que pagan los santafesinos que tengan un crédito hipotecario. Pero durante el primer mes ningún banco optó por trasladar el beneficio y siguieron pagando el tributo tal como lo venían haciendo.

La iniciativa surgió a partir de un pedido que le hizo el Presidente Mauricio Macri al gobernador Miguel Lifschitz en un encuentro que tuvieron en Santa Fe en una visita exprés del mandatario a la capital provincial el 31 de julio del año pasado, en plena campaña electoral. Luego de ese encuentro, tanto Macri como Lifschitz, aseguraron que se iba a empezar a trabajar en el tema.

Fue así como, luego de una intensa discusión política, el 28 de septiembre del año pasado recibió sanción definitiva la ley que reducía ingresos brutos a las entidades bancarias con el objetivo de que el beneficio llegue a las cuotas de los créditos hipotecarios de sus clientes.


La norma se reglamentó rápidamente y comenzó a regir en diciembre del año pasado, pero hasta el momento en la provincia de Santa Fe ningún banco –de los 30 que están operando, aunque no todos tienen líneas hipotecarias– optó por acogerse a los beneficios de la nueva legislación. Así surge de la información que la Secretaría de Ingresos Públicos de la provincia le brindó a UNO Santa Fe.

En definitiva, lo que la Ley 13.645 estableció es una alícuota diferencial para aquellas operaciones de préstamos hipotecarios que las entidades financieras otorguen en la provincia de Santa Fe –también rige para los créditos otorgados antes de la sanción de la ley– con la condición de que los bancos trasladen a la cuota que deben pagar los prestatarios el menor monto de impuesto sobre los Ingresos Brutos que les implica esa alícuota diferencial.


En lugar del 7,5% los bancos hoy pueden optar por pagar el 1,5% pero sólo si cumplen con esa condición de trasladar el beneficio a sus clientes. La dificultad que se presenta es que el descuento que debería llegar a las personas quedó condicionado a la voluntad de los bancos que son quienes pueden elegir qué alícuota pagar. Por eso, en diciembre, que fue el primer mes (y que se paga en enero), todos los bancos pagaron el 7,5% de Ingresos Brutos y ningún prestatario de créditos hipotecarios en la provincia de Santa Fe tuvo una reducción en su cuota.


Según datos de la Secretaría de Ingresos Públicos, la mitad de las entidades bancarias que brindan servicios en la provincia ya están aplicando este tipo de beneficios en otras jurisdicciones del país. Mientras que la otra mitad no lo está haciendo en ninguna provincia. Eso deja la puerta abierta para que en los próximos meses al menos el 50% de los bancos se pueda ir adhiriendo a la nueva normativa. Pero todo dependerá de los privados que no se llevan ningún beneficio directo, ya que todo lo que dejan de pagar en impuestos lo deben trasladar a sus clientes.


Justamente ese punto fue el que cosechó críticas en la Legislatura provincial al momento de sancionarse la ley. Los diputados del bloque Solidaridad e Igualdad planteaban que el esfuerzo que hacía la provincia debía ser un beneficio directo a las familias santafesinas que querían acceder a su vivienda única y no una triangulación con los bancos que dejaba en manos de los privados la opción de que la reducción impositiva llegue o no a los santafesinos.

El otro bloque que se opuso fue el del Frente Social y Popular que también cuestionó que el descuento impositivo vaya a las entidades bancarias. En ese sentido se argumentó que "entre enero de 2016 y enero de 2017 los bancos ganaron 74.000 millones de pesos" y que no se podía dejar de cobrarle impuestos a ese sector concentrado de la economía.

Un cálculo complejo
La reducción que las cuotas hipotecarias tendrán si los bancos adhieren a la ley va a variar dependiendo de cada entidad bancaria. Eso se explica porque todos los bancos son contribuyentes por convenio multilateral, ya que tributan Ingresos Brutos en varias provincias del país.

Por lo tanto, un porcentaje de esa base imponible es atribuida a Santa Fe. Eso dependerá de cada banco, de su facturación y gastos. En base a eso se establece un coeficiente de forma anual en base a los datos del año anterior. A ese porcentaje de la base imponible del banco que le corresponda a Santa Fe se le aplica la alícuota que puede ser del 7,5% o del 1,5% si adhiere a la ley.

Los cálculos previos, porque aún no hubo bancos que hayan adherido, indican que el impacto sobre el costo final de la cuota puede estar entre el 1% y el 4%.

Un caso testigo
Un lector que vive en la ciudad de Rosario –y que pidió mantener en reserva su nombre– envió a UNO Santa Fe un resumen del pago de cuotas de su crédito hipotecario. En los últimos meses, lejos de reducirse el monto que está pagando, el monto a abonar por las cuotas siguió creciendo.

cuotas.jpg.png
<b>Costos. El resumen de cuenta de un rosarino muestra que las cuotas, lejos de bajar, siguen subiendo.</b>
Costos. El resumen de cuenta de un rosarino muestra que las cuotas, lejos de bajar, siguen subiendo.

La última cuota que pagó, a pesar de que su vencimiento es el 10 de febrero próximo, tiene un monto de 11.714,77 pesos. Si el banco donde sacó el crédito hipotecario hubiese adherido a la ley, el beneficio hubiese sido de hasta cerca de 500 pesos por mes, lo que se traduciría en un buen ahorro en el total del crédito que ronda las 180 cuotas. Pero este rosarino y el resto de los santafesinos que tengan un crédito hipotecario tendrán que seguir esperando para ver si el mes que viene consiguen que la cuota para comprar su casa venga con descuento.