El secretario del Servicio Penitenciario de Santa Fe, Pablo Cococcioni, reveló hoy cuánto le cuesta a la administración provincial cada recluso en las unidades penitenciarias de la provincia -una población que alcanza hoy los cinco mil detenidos- y fustigó al gobierno nacional porque no les paga los gastos que insumen los 500 presos federales que hay hoy en cárceles santafesinas.

"Un preso en la provincia de Santa Fe, no por comida solamente, por todo concepto, implica para el Estado un gasto de 18 mil pesos por mes", detalló Cococcioni, en declaraciones al programa "Rosario de tarde", que se emite por Canal 5, y advirtió: "¿Les parece mucho? En el Servicio Penitenciario Federal cuesta 25 mil pesos por mes, somos muy eficientes en el gasto".

"No es difícil hacer el cálculo, hay que tomar toda la partida y dividirla por cinco mil, que es es el número de reclusos que hay en la actualidad en las cárceles santafesinas", explicó el funcionario provincial, quien advirtió que "se le sigue reclamando al gobierno nacional por los 500 presos federales que hay en la provincia de Santa Fe".

"Si uno multiplica 18 mil pesos por 500 presos por doce meses por ocho años es lo que la Nación nos debe por los presos federales que hay en cárceles santafesinas", especificó Cococcioni, quien destacó que además hay que invertir en las actividades tendientes a la reinserción social de los detenidos, que demanda desde la educación hasta el aprendizaje de oficios.

Revolución

Coccioni aseguró que la provincia tiene una planificación para terminar con el uso de dispositivos electrónicos en las cárceles santafesinas que, como se ha constatado, se usan para la organización de actividades ilícitas más allá de los muros de los lugares de detención. Admitió, sin embargo, que es difícil el control porque se dio una "revolución de las telecomunicaciones".

"Esto también es consecuencia de resultados positivos que se han tenido en otras áreas. Hace diez años si uno pensaba que los líderes de la principales organizaciones criminales de Rosario estarían presos, cualquiera hubiera dicho que eso era imposible y hoy es así, porque hoy tenemos un Ministerio de Seguridad que funciona y trabaja en colaboración con la Policía y la Fiscalía", añalizó.

Asimismo, afirmó: "Santa Fe fue una provincia pionera en la instalación de inhibidores de señal aún en contra de la opinión del Enacom, que venía siempre a tratar de desactivarlos. Hubo momentos que parecía que nosotros estábamos en falta y no los detenidos que usaban los celulares para planificar delitos desde la cárcel, afortunadamente se modificó la ley".

Con respeto al traslado de las internas de la Unidad Penitenciaria N° 5, que se concretó ayer, Cococcioni reveló que el diagnóstico que se realizó sobre la dependencia indicó que "no valía la pena hacer un plan de contingencia para arreglarlo porque la única alternativa era sustituirlo". y apuntó: "Es un edificio que está más allá de toda reparación posible".

No obstante, admitió que las expectativas de la provincia eran desalojar la cárcel de mujeres antes. "Nos topamos con algún grado de demora, porque tuvimos una situación muy apremiante en Rosario, en un momento llegó a haber 1.600 presos varones en comisarías, eso nos obligó a priorizar la construcción rápidamente de lugares para alojar esas personas", explicó.