"Ni remotamente. No se le puede ocurrir eso a nadie". Tajante, Julio Bárbaro, a cargo de la gestión política de la intervención del Partido Justicialista (PJ) nacional, descartó a La Capital la posibilidad de avanzar con una medida similar sobre el peronismo santafesino. De todos modos, tras enfatizar que "la idea es que cada distrito rearme su estructura", cargó contra el kirchnerismo de la provincia: "¿Qué es lo único que logró? No ganar nunca una elección". El temor a una eventual intervención del justicialismo de Santa Fe obligó a cambiar el eje de la reunión de su consejo ejecutivo, que se realizó el viernes pasado con el objetivo inicial de comenzar a debatir el proyecto de reforma constitucional que impulsa el gobernador Miguel Lifschitz y convocar al congreso partidario para fijar una posición institucional sobre el tema.

"Ni remotamente. No se le puede ocurrir eso a nadie. La idea es que cada provincia rearme su propia estructura, más en Santa Fe. No hay distrito que tenga su vitalidad, energía y capacidad", replicó Bárbaro respecto de la inquietud exteriorizada por el peronismo local.

Temores

De hecho, uno de los asistentes al cónclave realizado en la ciudad de Santa Fe deslizó el malestar propio y de sus pares sobre la posibilidad de que Luis Barrionuevo, el interventor judicial del PJ nacional, busque "limpiar de kirchneristas y socios pensando en las listas para las elecciones previstas para 2019".

"Eso no es una intervención, es la realidad. Tomemos a Santa Fe como ejemplo: ¿qué logró el kirchnerismo en esa provincia? No ganar nunca una elección", retrucó, en modo de pase de factura, el dirigente.

Según Bárbaro, "el problema" del justicialismo santafesino "es sacarse de encima al kirchnerismo para poder ser opción de gobierno". Y argumentó: "Cada voto que ese sector atrae, son dos que repele. Por eso considero que es el mejor socio para constituir una minoría, además de una carga si alguien quiere ganar una elección".

"Nadie le quiere imponer nada al peronismo santafesino. Es un problema de cada distrito, pero es hora de que el kirchnerismo asuma su triste lugar. Cuando Cristina Fernández no le entregó los símbolos presidenciales a Mauricio Macri (en 2015), ¿qué hizo en realidad? Negar la democracia y al propio justicialismo", continuó el dirigente.

Durante la reunión del viernes, referentes del PJ santafesino advirtieron que, para intervenir una provincia, Barrionuevo no necesita una orden judicial sino que basta con una orden en su nombre.

La hipótesis tomó cuerpo en función de que Santa Fe, la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires son los tres distritos con mayor cantidad de legisladores a renovar en las elecciones del año próximo.

No obstante, Bárbaro insistió en echar por tierra una intervención a dedo en Santa Fe. "La verdad es que, con los desastres que hizo el kirchnerismo contra el resto del peronismo, deben tener miedo que ocurra lo mismo con ellos. Que los dirigentes se queden tranquilos, no somos tan nefastos como ellos. Estamos frente a una instancia histórica, no una cuestión legal", retrucó.

En sintonía, una fuente allegada a la intervención al PJ nacional deslizó a este diario: "Creo que en Santa Fe están abriendo el paraguas, pero lo cierto es que no haremos lo mismo que, en su momento, nos hicieron otros".

Asimismo, en el entorno de Barrionuevo confirmaron que "se están tejiendo lazos" con el justicialismo provincial, aunque no arriesgaron si las tratativas desembocarán en un acuerdo.

Bárbaro, paralelamente, también aludió a la presencia santafesina en el congreso de delegados de todo el país que está convocando para el 18 de mayo próximo el desplazado (por la jueza federal María Servini de Cubría) presidente nacional del peronismo, José Luis Gioja.

"Pobre Gioja, en una de esas tiene una idea y conmueve al país. El problema es el daño que se haga el PJ de Santa Fe al asistir a ese encuentro. Porque en esa provincia terminaron discutiendo los socialistas y el PRO, y eso es un logro kirchnerista", descerrajó el dirigente.

Lo cierto es que los justicialistas santafesinos también tienen previsto dialogar mañana con sus pares bonaerenses en función del temor a una inminente intervención partidaria en ambas provincias.

Los días por venir

Tras asegurar que Barrionuevo ya mantuvo contactos con referentes peronistas de distintas provincias, Bárbaro adelantó que próximamente desembarcará en Santa Fe "a dar una charla, a la que están invitados todos", y que la intervención hará "una convocatoria amplia para debatir políticas de Estado en lo social, económico y educativo, entre otros temas".

"Es que el kirchnerismo terminó en Gioja y Daniel Scioli (vicepresidente del PJ nacional hasta la intervención), una verdadera apuesta a la indefinición ideológica", sentenció -mordaz- el flamante coordinador político del partido.