Benevento, que solo conoció la derrota en sus primeros 14 partidos -récord histórico en las grandes ligas europeas-, rompió este domingo la racha al empatar 2-2 con un gol de su arquero Alberto Brignoli en la prolongación (90+5) ante el Milan (7°), en el que debutó como entrenador Gennaro Gattuso.

En dos ocasiones se adelantó el Milan, por medio de Giacomo Bonaventura (38) y del croata Nikola Kalinic (57), y dos veces respondió el modesto anfitrión. Primero gracias al rumano George Puscas (50) y después con el extraordinario vuelo del portero italiano, que conectó el balón con la cabeza para lograr el primer punto de su equipo en la Serie A del Calcio.

Debutando en esta campaña en la Serie A del fútbol italiano, el Benevento, club de una pequeña ciudad a 90 kilómetros de Nápoles, recibió 36 goles y marcó ocho. El 23 de octubre decidió sustituir al técnico Marco Baroni por Roberto De Zerbi, pero no reaccionó.

En un partido en el que Milan jugó los últimos 15 minutos sin Alessio Romagnoli, expulsado tras una dura entrada, Los brujos compitieron sin complejos y buscaron el gol hasta el último instante, logrando su recompensa en el último instante del encuentro.