El jefe de la Policía de Santa Fe quedó envuelto en una polémica luego de apelar a un lenguaje poco ortodoxo mientras presentaba los nuevos patrulleros inteligentes, y considerar que, "cuando el Harry (en la jerga así le dicen a los delincuentes) lo vea, le tiene que temblar la pera". Hubo sectores políticos que pidieron su renuncia, otros que se alertaron porque entendieron que con esa frase dejaba traslucir una política de "mano dura" y algunos que pidieron "no ser tremendistas".

• LEER MÁS: "Cuando el harry vea uno de estos móviles le tiene que temblar la pera"

Villanúa asumió a principios de febrero como jefe de la policía provincial.

Antes de llegar al máximo escalón de la fuerza, había sido jefe de la Unidad Regional II de Rosario después de un largo historial que comenzó en 1992, siendo sumariante de la comisaría 1ª de esta ciudad.

El día en que tomó el cargo como jefe de Policía, destacó: "A la sociedad santafesina le digo que seremos mas profesionales, respetuosos de las garantías constitucionales, pero no débiles a la hora de combatir el delito. No por casualidad somos ciudadanos de la provincia invencible de Santa Fe y nosotros somos la gloriosa policía de Santa Fe".

•LEER MÁS: La verdadera historia del término "Harry" para designar a los delincuentes en Santa Fe

Un mes después, el discurso que apelaba al profesionalismo mutó en uno que algunos legisladores calificaron hasta de "tumbero". "Cuando el Harry vea uno de estos móviles, le tiene que temblar la pera", indicó mientras presentaba los patrulleros inteligentes.

El comisario no se arrepintió, sino que ayer ratificó su pensamiento y dijo que "lo volvería a decir".