"Estoy muy caliente". Con esta frase arrancó la conferencia de prensa después del empate ante Tigre el entrenador de Unión, Leonardo Madelón. Esgrimió que dicho enojo fue por los cobros del árbitro Federico Beligoy y no por cómo se dio la resolución del encuentro, donde no le endilgó culpas sino más bien a la "falta de eficacia".

Además, hubo un dato relevante en la conferencia de prensa y fue que le hizo un "pedido" al director de árbitros en AFA, Horacio Elizondo. Por lo que se pudo saber, todas estas cosas dejaron secuelas y por eso se espera que en las próximas horas existan confirmaciones a algunas de las versiones que circulan en Santa Fe. Ya le habría retenido la credencial de entrenador.

LEER MÁS: Nereo Fernández, en el ojo de la tormenta

Al parecer fue informado y por eso podría caerle encima una importante suspensión, que podría llegar a ser de hasta de cuatro fechas, aunque habría una posibilidad de redimirlas con una multa económica. Pero otros exponen que la resolución podría ser todavía mayor y eso sería un factor de mucha preocupación. Que el capitán del barco se quede afuera de tantos partidos en la recta final no sería lo mejor.

El Francés siempre fue una persona correcta y respetuosa pero, como a cualquiera, tuvo un momento de calentura y lo reconoció. Sus antecedentes podrían ser un factor a favor de una defensa, aunque lo que impera muchas veces en este sentido son las palabras de los árbitros. Dicho sea de paso, trascendió también que el propio Elizondo se habría comunicado con él por sus dichos, que no le habrían caído para nada en gracia.

LEER MÁS: El colchón inicial lo mantiene en carrera

Entonces, paralelamente a la resolución final de la suspensión de Yeimar Pastor Gómez Andrade, ahora habrá que estar muy expectante con lo expida el Tribunal de Disciplina. Hoy cada persona en Unión es importantísima y por eso ya piensan en todo. ¿Qué pasará con Madelón?