Había mucha algarabía contenida. Había mucha expectativa. Los hinchas estaban esperando hace tiempo la posibilidad de disfrutar de un nuevo Clásico en el estadio Brigadier López. Es así como acompañó en masa la edición 90 llenando el estadio Brigadier López, en un domingo ideal para ver deporte.

Al no haber visitantes, la capacidad fue completa y por eso las más de 30.000 almas brindaron un especial concierto, que tuvo su punto máximo de fervor cuando el equipo salió a la cancha. Banderas, papelitos y luces de colores rojo y negro se desplegaron para incentivar a los jugadores.

LEER MÁS: El Clásico Santafesino también se vivió en el Súper TC2000

Pese a que en la cancha se resuelve con goles, la gente también jugó su partido y le dejó bien en claro al resto del país que en Santa Fe no hay nada que invidiarle al resto de los Clásicos. Como sucedió en el semestre anterior con el estadio 15 de Abril, esta vez fue el momento de explotar de júbilo para el Cementerio de los Elefantes.