Entrevista a Florencia Freijo
Sábado 24 de Febrero de 2018

"El éxito del patriarcado ha sido lograr que entre nosotras nos odiemos"

En diálogo con UNO, en el marco de su visita a Santa Fe para la presentación de una entrevista colectiva, la politóloga Florencia Freijo remarcó este concepto y detalló: "Las mujeres debemos apostar a lo colectivo, a unirnos más y dejar de juzgarnos".

Luego de sentarse en el living de Intrusos y exponer en televisión abierta sobre la perspectiva de género y los ejes de la lucha feminista, la politóloga María Florencia Freijo visitó Santa Fe para protagonizar una entrevista abierta que buscó "de-construir paradigmas".

Al respecto, en diálogo con UNO Santa Fe, dijo: "Fue muy positivo trascender fuera de los microclimas, porque las feministas fuimos copando espacios en las redes, pero de esa forma quizás no estábamos llegando a otras mujeres que sí son consumidoras de un programa como el de Rial, que está instalado en la tele argentina desde hace dieciocho años. Sería importante ver qué pasó afuera, pero ya en nosotras esta irrupción generó un bullicio muy importante, generó que muchas mujeres se nos acercaran y nos dijeran que nunca habían escuchado hablar del feminismo, que nos hablaran de sus luchas como amas de casa, mujeres rurales, campesinas o de movimientos de los barrios, que no han transitado el concepto de feminismo por sí mismo pero que están luchando desde sus lugares para cambiar lo arraigado".

En esa línea, la politóloga explicó: "Cuando hablamos de de-construir paradigmas hablamos de eso justamente, de hacer un viaje a ciertas instituciones que están arraigadas, como el matrimonio, la maternidad, el espacio de sexualización de la mujer en su cuerpo. Es decir, hablar de la emancipación como deseo, teniendo en cuenta que es necesario que desde el Estado se generen políticas públicas que gesten acciones, porque mientras no se apruebe el aborto legal, seguro y gratuito, no pensemos la maternidad como opción y no como condición, no pensemos en el matrimonio como opción y no como condición, las cosas no van a cambiar".

—¿Creés que hay mujeres que pueden coincidir con la concepción del feminismo sin saberlo?
—El feminismo es una doctrina histórica, política y económica, y es una herramienta también para que nuestra vida sea un poco más sencilla. En tanto, para mí decirle a una mujer que se tiene que despertar y ponerse la camiseta del feminismo, cuando quizás está viviendo situaciones de maltrato, es muy poco feminista. Yo prefiero que vaya transitando su propio camino y la invito a que se reúna con otras mujeres, la invito a volver a apostar a lo colectivo, a hablar con otras mujeres y a no juzgarnos, porque el éxito del patriarcado ha sido que entre nosotras nos odiemos.

"Quizás sea un poco exagerado de mi parte decirlo así –puntualizó Freijo–, pero efectivamente existe una competencia de lo femenino", dijo y agregó: "Considero que nuestra herramienta como mujeres es ser amigas todo lo que podamos, porque la mala compañera de trabajo que nos mira mal, seguramente está acomplejada con algo, con su cuerpo, su vida, sus expectativas, porque fue madre joven sin quererlo y probablemente porque no se puso a pensar que ella tenía el poder de decisión, o porque tiene un jefe que la presiona. Realmente estamos muy sobrepasadas y tenemos que empezar a mirarnos con mayor empatía entre nosotras, sabiendo que seguramente hay más cosas que nos unen que las que nos pueden separar".

–¿Existen tips o ejes que puedan identificar a la mujer feminista?

—El feminismo es heterogéneo. Y no estamos paradas en la misma vereda. Yo puedo dar una definición, que se remontará a la que transito por los conocimientos del movimiento histórico, pero seguramente vendrá otra y dará otros. Igualmente, sí podemos marcar que el movimiento tiene dos posturas antagónicas: una que de repente entiende al feminismo como la toma del espacio de poder, es decir un feminismo muy Cosmopolitan, el de la falda tubo, el de la mujer con un rol más empresarial o independiente, que no tiene ningún problema en dejar el hijo a los 45 días para ir a una gerencia de una empresa, haciendo muy poco en sus proyectos individuales; y otra postura que se orienta a lo colectivo, donde se busca que la sociedad entienda que los hombres tienen que ser más participativos de la crianza, que la mujer tiene que poder sentir que podrá seguir creciendo en la carrera y la gerencia incluso entendiendo que hay momentos biológicos que el cuerpo pide que esté a cargo de un hijo. Es decir, un concepto que pretende demostrar que la igualdad es entender que dentro de las diferencias necesitamos derechos que nos amparen.


Sobre este punto, Florencia Freijo puntualizó: "El feminismo, per se, critica a todas las estructuras que tiene la organización capitalista, que tienen una organización vertical: la empresa, la familia, los colegios. Porque todas las formas de organización social que hemos construido son verticalistas y potencian o ponderan una figura masculina que basa su poder en la violencia. Entonces ahí es donde nosotras tenemos que cuestionarnos".

—Al remarcar que el feminismo es heterogéneo, ¿puede haber una feminista que no esté a favor del aborto, por ejemplo?

—Con respecto al aborto hay una idea muy consensuada. Como colectivo sabemos que el aborto legal es una cuestión de salud pública que favorecerá a las políticas económicas y de cuidado, y que favorecerá a que no haya mujeres muertas clandestinamente. Definitivamente la legalización del aborto es la demanda del feminismo, porque hablamos de la emancipación de nuestros cuerpos.

Hay un error de concepto si alguien se para en el feminismo y no está a favor del aborto. Sí, nos separan otros temas, como por ejemplo el debate sobre si el trabajo sexual tiene que ser regulado o no, porque allí hay una disidencia sobre qué es lo que tenemos que interpelarle al capitalismo cuando querés seguir reproduciendo la misma lógica, porque nosotros no es que decimos vamos a abolir la prostitución, el matrimonio, la maternidad, sino que cuestionamos a estos organismos.

Con historia muy marcada

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las organizaciones de mujeres de 50 países del mundo se sumarán al Paro Internacional de Mujeres –un movimiento de base organizado por mujeres, lesbianas, travestis y trans de distintas partes del mundo que fue creado a fines de octubre de 2016 como respuesta a la violencia física, psicológica, simbólica, económica y patrimonial– planeando paros generales y manifestaciones.

En la Argentina, las actividades se están planificando de la mano del movimiento Ni Una Menos, al que también pertenece Freijo, a través de asambleas que en las últimas convocatorias llegaron a ser más multitudinarias en todas las provincias.

"Creo que la visibilización masiva de las luchas ayudaron mucho y particularmente no dejo de sorprenderme con ello. En la movilización al Congreso que se hizo esta semana para pedir por la legalización del aborto vi pibas sub 18 con los pañuelos atados como corpiño que me hicieron acordar a mi adolescencia con los Backstreet Boys, pero ellas por una causa más noble y unidas con convicción", aseguró Freijo, al tiempo que aseguró que dicha escena la hizo "tener más fe en la humanidad".

Y en paralelo, la politóloga señaló: "Espero sea así lo del 8M para todas las mujeres, que no sintamos culpa de parar y que realmente tengamos convicción de lo que hacemos".