Santa Fe
Domingo 03 de Junio de 2018

El grito "Ni Una Menos" hizo temblar el Puente Colgante

Al menos 5.000 personas se convocaron para reclamar que paren los femicidios y por el aborto legal, seguro y gratuito

Este domingo por la tarde al menos cinco mil santafesinas y santafesinos se reunieron en la plazoleta de la costanera este para emprender una marcha en conmemoración a la primera movilización que se realizó hace tres años en el marco del femicidio de Chiara Páez. La multitud hizo temblar el Puente Colgante, que entre pañuelos verdes y violetas, reclamó por más políticas para la prevención de la violencia contra la mujer.

Pasadas las 16 una columna repleta de cartelería de distintos partidos políticos, sociales, sindicales, culturales, barriales e independientes comenzó a avanzar por el emblema de la ciudad de Santa Fe. "Ni una menos, vivas nos queremos" fue uno de los cánticos que se replicó a lo largo y ancho de la caravana que, a pesar de la triste consigna que los une en un solo movimiento, se mostró con alegría durante la jornada de lucha por los derechos de las mujeres y del colectivo LGBTQ.

marcha ni una menos costanera drone

En pocos minutos, entre el sol y el frío punzante, se llegó por la costanera oeste hasta el Faro, donde se encontraba el escenario. Allí se leyó un documento elaborado por la mesa Ni Una Menos donde se recordó: "El 3 de junio no es efeméride, ni ritual, ni un relato de las múltiples violencias que se ejercen sobre nuestros cuerpos sexuados y sobre nuestros derechos vulnerados".

Entre el tumulto se pudo ver una gran variedad de intervenciones y performances; una agrupación de artistas recreó la conmovedora situación de una sala de una clínica de abortos clandestinos con mujeres sangrantes que gritaban a sus médicos verdugos. Asimismo, un grupo de jóvenes se mostraron atadas con una misma soga, amordazadas, con pañuelos verdes y los ojos violetas para representar la represión que ejerce la violencia machista en un sector oprimido de la sociedad.

"En estos tres años protagonizamos masivas y contundentes movilizaciones que el patriarcado ya no puede invisibilizar ni silenciar. Una inconmensurable ola violeta y verde sacude sus cimientos", se escuchó desde el escenario, mientras un grupo de chicas disfrazadas de brujas con escobas se reunieron en ronda en medio de la calle para escuchar juntas el documento con atención.

La presencia de adolescentes se hizo notar, quienes en pequeños grupos y sin banderas políticas, mostraban en alto sus carteles hechos a mano: "Si mañana no vuelvo quiero ser la última", gritaba la pancarta sobre el perfecto cabello trenzado de una joven que no superaba los 16.

Embed

"No hay vuelta atrás", alertaron a través del micrófono desde el Faro a una multitud que contestaba fuerte con los puños en alto. "Las cifras de femicidios y travesticidios en nuestra provincia siguen aumentando. En los cinco meses que van del 2018, ya se ha alcanzado el 42% del total de femicidios y travesticidios ocurridos a lo largo del 2017. Esto evidencia que las políticas de prevención siguen siendo insuficientes y que el Estado y los gobiernos siguen siendo los responsables de la barbarie, las violencias, la miseria y el desamparo al que estamos sometidas", indicaron.

Asimismo, se recordó a las víctimas santafesinas: Se nombró el caso del quíntuple femicidio; Mariela Noguera, a Carmen, a su hermana Sonia, a su hija Aylén y Yoel; a Ariadna Sandoval; a Jésica Ronsoni; Adriana Bonetto; Vanesa Castillo; Sol Gómez; Mélani Mansilla; Analía Belén Giúdice solo para empezar. "Son las compañeras que nos han arrebatado este año en nuestra provincia. Son muertes evitables".

Aborto legal
"El aborto es una .cuestión de salud pública, de justicia social y derechos humanos. La razón fundamental por la cual el aborto debe ser legalizado es por respeto al derecho a decidir de toda mujer y cuerpos gestantes si continúa o no con un embarazo", expresaron desde la mesa Ni Una Menos.

marcha niunamenos drone

Y agregaron: "Es una decisión autónoma e independiente que le corresponde únicamente a la mujer, porque se trata de su propio cuerpo, y que por tanto debe ser tomada sin ninguna coacción, ni presión de orden jurídico, moral, religioso, policial, sanitario o familiar. El único criterio válido para resolver la interrupción de un embarazo debe ser el que cada mujer decida por y para sí misma".

En este sentido, se recordó a Ana María Acevedo y se apuntó a los objetores de conciencia: "La objeción de conciencia es un dispositivo patriarcal que tiene efectos devastadores en la salud y en la vida de las mujeres, restringiendo y lesionando el acceso y goce de los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos. Es también funcional al negocio millonario que gira en torno a los abortos clandestinos".


Economía feminista
Por otra parte se analizó en el documento la situación económica que sufre el país: "Una de cada cinco mujeres menores de 30 años está desempleada, y muchas de las que tienen empleo están precarizadas. Esa tasa sigue creciendo en un contexto de aumento imparable de tarifas, cierre de fábricas y despidos masivos".

Además se criticó: "Las condiciones de vida de mujeres, lesbianas, travestis y trans se han precarizado a causa de las políticas neoliberales y de ajuste estructural que nos afecta de manera diferencial que al colectivo de varones".

Por último, se reclamó: "Efectivo cumplimiento de la Ley 26.485 de protección integral a las mujeres, cumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral y del protocolo de interrupción legal del embarazo, separación definitiva de la Iglesia y el Estado, aprobación inmediata de la ley de cupo laboral trans, absolución para todas las procesadas y condenadas por actuar en legítima defensa y justicia por las víctimas de femicidios y los crímenes de odio contra lesbianas, travestis y trans", entre otras consignas.