Este miércoles a las 19 decenas de personas se concentraron a los pies del monumento al boxeador Carlos Monzón al cumplirse 30 años del femicidio de Alicia Muñiz. La actividad buscó visibilizar el repudio a la violencia simbólica que dicha estatua significa para las integrantes del movimiento de mujeres Ni Una Menos.

Con carteles y pancartas con mensajes políticos, se tapó a la figura del boxeador santafesino durante esta tarde. "Este campeón mundial es el femicida de Alicia Muñiz" rezaba uno de los mensajes y otro agregaba: "Con monumento a femicidas no hay prevención de la violencia a las mujeres".

Luego de cánticos y expresar los reclamos, las mujeres procedieron a leer un documento que fue aprobado por las presentes al final de la primera asamblea abierta de mujeres de cara a la organización de las acciones que tendrán lugar el próximo 8 de marzo, día que se conmemorará a la mujer trabajadora bajo el lema "Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras".

•LEER MÁS: Femicidios, Monzón y feminización de la pobreza: ejes del debate en la asamblea hacia el 8M

"Los varones pueden circular libremente por calles, plazas, parques sin más temor que el de ser víctima ocasional de un hecho de los catalogados como de inseguridad urbana, mientras que para nosotras el espacio público es un espacio hostil, de peligrosidad y miedo donde podemos ser abusadas, acosadas, violadas, prostituidas. Un lugar también de violencia simbólica no solo verificable en las publicidades que encontramos en el espacio público sino que en los monumentos y esculturas se nos representa en un papel subordinado, por lo general anónimo, sacralizadas en roles patriarcales y en alegorías abstractas de femeninos, la libertad, la justicia, la belleza", se comenzó a escuchar en plena costanera.

Asimismo, se apuntó en el documento: "En el caso del monumento a Monzón las mujeres estamos ocultas/negadas tras el héroe deportivo con los puños en alto en actitud victoriosa. La parte no develada; pero que hace a la persona es que ese campeón mundial también es un femicida (si bien la tipificación jurídica es posterior al hecho es la más apropiada para conceptualizar la forma más extrema de la violencia de género). Alicia Muñiz era una mujer de 33 años que tenía sueños, proyectos, un hijo pequeño que era de ambos".

"No faltaron quienes en forma desembozada o encubierta -casi de manual - pretendieron hacerla responsable de su propia muerte victimizando al victimario. El femicidio de Alicia Muñiz se convertiría en emblemático porque permitió dar visibilidad a la violencia de género que por primera vez se instalaba en la primera plana de los diarios y se debatía en los programas de televisión. 30 años sin Alicia Muñiz se cumplen este 14 de febrero. Su vida y su muerte confrontada a las glorias deportivas del ídolo popular parecieran tener menos valía. Pero el movimiento de mujeres no olvida. En memoria de Alicia Muñiz y de todas las víctimas de femicidio y travesticidio escribimos estas líneas y reclamamos el desagravio".

•LEER MÁS: Carlos Monzón: el femicida que tiene un monumento

Además, hubo intervenciones artísticas; se dejaron decenas de zapatos rojos al pie de la estatua de Monzón. El objetivo de esta puesta en escena fue visibilizar los femicidios, obra que remite a la artista Elina Chauvet quien usa esta prenda para representar la ausencia de las mujeres que sufren la violencia de género, y el color que remite a la sangre derramada. Cabe destacar que los manifestantes no recurrieron a pintadas y no hubo ningún tipo de disturbio en el lugar.

Por último, se invitó a participar a la próxima asamblea abierta que será el jueves 15 en la sede gremial de ATE (San Luis 2854), a las 19, y la convocatoria es abierta a todas las mujeres que deseen sumarse.