Este miércoles por la tarde se realizó la primera reunión entre los equipos técnicos de la Municipalidad y de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) para acercar posiciones sobre cómo se factura la energía del alumbrado público de la ciudad.

"La novedad es que la EPE accedió a revisar el informe que tiene el municipio para la determinación del consumo. El precio de la tarifa y la cantidad del consumo son los componentes de eso, por lo que esperamos que eso sea un nuevo punto de análisis", dijo la secretaria General del municipio, María Martín, al término del encuentro.

Luego la funcionaria agregó: "Esperamos una reformulación de la facturación porque si estamos de acuerdo en que hay que revisar los criterios respecto de la cantidad de consumo, también es importante que eso se traslade a lo que ya ocurrió".

En concreto, Martín se refería a las facturas de abril y mayo que la EPE le envió a la Municipalidad por un total de 22,6 millones de pesos, un monto que desde el Ejecutivo local se consideró excesivo y fuera de toda racionalidad.

Al ser consultada sobre esos pagos que el municipio aún tiene pendientes, la funcionaria explicó: "Nosotros emitimos dos cheques y eso lo estaremos discutiendo jurídicamente. Nosotros tenemos toda la voluntad de pago y de cumplir con las obligaciones. Hay que ver cómo eso se materializa a cuenta de lo que determinemos finalmente en este marco de discusión".

"La idea es que en los próximos días veremos cuáles son las alternativas que tenemos. Nosotros administrativamente impugnamos esas facturas porque no correspondían y según nuestros propios cálculos pusimos a disposición el pago, como hacemos con todos los proveedores", agregó.

Martín dijo que en la reunión se analizaron muchos puntos de carácter técnico que el municipio venía planteando respecto de la medición del consumo e insistió con la validez de sus propios cálculos. "Partimos de la base del informe de la UTN al que le habíamos agregado todas las obras de urbanizaciones de privados y obras públicas que extendieron el alumbrado público y restado la inversión en leds que también impactaba positivamente en el consumo. La gente de la EPE nos pidió que ese informe se lo georreferenciemos para que también pueda cotejarlo y eso nos parece una buena noticia para avanzar en este criterio lo más próximo a la medición real", aseguró.

De la reunión solo participó un concejal, Juan Carlos Cesoni, que al salir le comentó a la prensa que en la reunión se habló de que la EPE reconoció que quizá se excedió en la medición, pero que también el municipio reconoció que no se habían tenido en cuenta las pérdidas de energía en sus cálculos. Al respecto, Martín dijo: "En lo que quedamos es que la EPE pueda cotejar este informe del municipio. También surgió el tema de los medidores y estamos de acuerdo con todos los sistemas que transparenten la medición y den mayor precisión porque, por un lado, queremos honrar el compromiso que hemos asumido al tomar esta decisión para ayudar a las familias. Pero, por otro, queremos ser lo más cuidadosos posible porque se trata de dineros públicos. Esta fue la primera de muchas conversaciones que hay que tener y esperamos que sea por esta vía del diálogo y de la buena predisposición de ambas partes".

Al ser consultada sobre la cantidad de medidores a colocar y quién debe afrontar los costos, Martín dijo: "Esta fue una primera presentación y nos llevamos una carpeta para hacer la evaluación técnica de cuántos tableros tenemos en la ciudad y se evaluarán en el tiempo los costos que esto significa".