Durante el fin de semana largo, vecinos de la localidad de Gobernador Candioti -ubicada a 32 km de la capital provincial- se movilizaron para pedir que un niño de ocho años vuelva con su padre luego de que la madre se lo llevara.

Una sentencia judicial determinó, el pasado 5 de julio, la tenencia compartida del menor que vivía junto a su padre Gerardo Krinisky, quien tenía la guarda provisoria. Hasta el viernes, la sentencia no había sido notificada a las partes, pero su madre se presentó en la comisaría del pueblo para retirar al pequeño.

Esto hizo que la comunidad se solidarizara con el papá del pequeño Vladi; primero en las redes sociales viralizando un video del momento en que el nene es obligado a irse con su madre y luego en las calles con una manifestación frente a la dependencia policial, el sábado por la tarde.

El domingo todos esperaban que el niño regrese a su casa y los vecinos se convocaron para recibirlo, pero la noticia de que no iba a volver desató una protesta popular en la Ruta Nacional N° 11 con corte y quema de cubiertas.

Este martes por la mañana, volvieron a movilizarse frente al Juzgado de Familia de Santa Fe (Tucumán 2846) para pedir la restitución del niño.

La sentencia

La Justicia de Familia había determinado en enero de 2017 que el menor permanezca bajo la tenencia provisoria de su padre. "Fue a raíz de que tomó intervención la Regional IV de Educación por una situación que les informaron en la escuela a la que asistía Vladi cundo vivía con su mamá en Santo Tomé. Vieron al nene en estado de abandono y una situación muy fea de maltrato", contó Krinisky a UNO Santa Fe.

El jueves pasado el juez de Familia N° 2 Rubén Cottet falló a favor de la madre con una sentencia que determina la tenencia compartida pero con domicilio del menor en la casa de la mujer. "Es totalmente injusto el fallo. Esta sentencia está en suspenso porque no se me notificó, ni tampoco a mi abogada. Vladi debería estar conmigo todavía", indicó el papá.

"Se lo llevó"

El viernes la madre se acercó con una fotocopia de la sentencia a la comisaría del pueblo y pidió que intervengan para llevarse al menor. "Me obligaron a entregar a mi hijo en forma irregular, sin haber una fecha y un horario de entrega. La madre se lo llevó por la fuerza con la colaboración de la policía y ahora se habría ido de viaje sin mi consentimiento a Santa Cruz", relató indignado.

Krinisky y su abogada fueron recibidos esta mañana en el Juzgado de Familia por la jueza en turno. "Solicitamos la pronta ubicación de Vladimir y la restitución porque la sentencia no está firme. Esta misma jueza estaba sorprendida porque sabe que ninguna parte fue notificada", agregó.