Santa Fe
Domingo 01 de Enero de 2017

El rol de las mujeres en la ciencia y la falta de perspectiva de género

La ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación, Érica Hynes, dijo que como en otros ámbitos de la vida pública o laboral, en el sistema científico las mujeres son relegadas respecto de los hombres.

La ministra Érica Hynes señala en varios tramos de la entrevista el rol de la mujer en las ciencias y advierte que como en otros ámbitos de la vida laboral y en la política, en la ciencia no hay paridad entre los géneros. "Las mujeres suelen ser la base de la pirámide de las jerarquías", apunta.

—Miguel Lifschitz decidió poner una mujer al frente del Ministerio de Ciencia, ¿cuál es la participación que tiene la mujer en el sistema científico?
—No es diferente a la participación en otros ámbitos de la vida pública o de la vida laboral. Las mujeres suelen ser la base de la pirámide de la jerarquía. Eso quiere decir que son muy numerosas como becarias y como investigadoras asistentes o como jefas de trabajos prácticos en las universidades nacionales. Pero a medida que se va subiendo en la jerarquía son cada vez menos numerosas y están en porcentajes muy bajos en los cargos de mayor representación como investigadores superiores, profesores titulares, investigadores de categoría uno. Hay muy pocas mujeres que son directoras de institutos o de centros científicos tecnológicos. De los 15 del Conicet que hay en Santa Fe solo en dos hay directoras, lo mismo pasa con los decanos de las facultades donde predominan los varones. Los cargos de mayor decisión están masculinizados. Eso es igual que en la política, que en los sindicatos, que en los ceos de grandes empresas. Si bien se espera que la ciencia por su carácter de vanguardia debería corregir estos sesgos, en la realidad se repite lo mismo que en el resto de la vida laboral. Lo que sí hay es un gran desarrollo de los estudios de género y feministas que tratan de establecer las causas de esta gran diferencia y de no naturalizarlas porque las explicaciones que se oyen son del tipo de que «las mujeres no tienen una inteligencia lógica apropiada para la ciencia».

—¿En qué ámbitos se escucha eso?
—El premio nobel (de Medicina Tim) Hunt dijo recientemente eso. Y hay una encuesta en la Unión Europea donde el 60% de la gente cree que las mujeres son peores que los varones para hacer ciencia. Esto está muy arraigado y es falso, no hay ninguna evidencia científica que compruebe esto. También hay otro argumento que dice que las mujeres no progresan en la ciencia porque hacen opciones personales e individuales de quedarse en su casa más tiempo para cuidar de sus hijos e hijas porque tienen esa inclinación natural determinada por el sexo biológico. Eso tampoco tiene evidencia científica. Por el contrario, está demostrado que los roles construidos socialmente hacen que estas opciones estén determinadas por los estereotipos y las asignaciones que hace la sociedad para los dos géneros. Hay muchos estudios que muestran sesgos inconscientes a la hora de evaluar como el de Corinne Moss-Racusin que demuestra que un mismo currículum con nombre de varón recibe más puntaje que el mismo currículum con nombre de mujer al ser evaluado por académicos y académicas de los Estados Unidos. Lo que el artículo demuestra es que ellos no eran conscientes del sesgo que tenían.

"Otros estudios demuestran que el 80% de las tareas de cuidados recaen sobre las mujeres. Esa es una cuenta muy simple, si tenemos 24 horas al día y estoy seis horas haciendo cosas de la casa, son seis horas menos que voy a dedicar a leer papers, a escribir proyectos, a pelear por fondos. Y si mi colega varón esas seis horas las tiene libres va a poder progresar mucho más rápido. Es una cuenta sencilla pero que todavía no se entiende en los foros de los colegas. A lo que apostamos en la perspectiva de género es a que las tareas de cuidado se compartan. Creemos que tiene que haber una corresponsabilidad de las personas adultas a cargo de un hogar de todas las tareas domésticas como el cuidado de adultos mayores, de niños y de gestión de la casa. Hasta tanto esto suceda debe haber apoyo de los Estados y de las instituciones", concluyó.