Entre el jueves y viernes, se llevó a cabo en Mar del Plata las jornada de "A todo trigo y cultivos de invierno". El encuentro, organizado por la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales, tuvo como disertante a Carlos Melconian, quien cargó contra la actual gestión de Cambiemos.

Melconian, quien fue presidente del Banco Nación durante la gestión de Macri, afirmó que mantiene su afecto por el presidente. Pero criticó al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Y afirmó que las Lebac son un "capricho" del actual presidente del Banco Central.

El economista dejó una serie de frases contundentes en las que sintetizó cómo ve al país, las críticas que le hace al gobierno y lo que podría venir.

"Profesionalmente, siempre la bala me pasó cerca y esta vez más cerca que nunca. Por lo tanto, mi afecto y condicionalidad al presidente están intactas. Intactas. Pero digo las cosas como son y no tengo doble discurso".

"Es normal que la gente se pregunte: '¿Qué pasó acá? ¿Qué pasó que en una semana esto se derrumbó?' Es esa la sensación".

"El kirchnerismo tuvo plata como nunca en la historia argentina. Y se encargó de hacer este desbande con el gasto público. Que la clase política argentina, no Macri, va a tener que bajar. Y Macri va ser el conductor. Como no lo han hecho, lo va a hacer el Fondo Monetario".

"El país no tiene problemas de deuda sobre PBI. Es chiquita. Porque el kirchnerismo no pudo ir, gracias a Dios, a buscar deuda".

"(La crisis) llegó bajo la excusa de que el mundo... que las devaluaciones. Mentira. No pasa nada en el mundo. No es el mundo el justificativo de lo que ha ocurrido".

"No sigan hablando del milagro de dos seguidos positivos, porque miren que en el segundo semestre, con el Fondo, vamos a pechugita y puré de calabaza. No es que vamos viento en popa"

"El rumbo está fuera de discusión. Disipó el 'riesgo Venezuela'. Hoy era Zanini presidente. Así que eso está fuera de discusión".

"Y sobre el programa económico, digo lo que digo en privado: hubo "inacción fiscal, donde se malgastó el blanqueo, de malgastaron los subsidios. Se aumentaron la luz, el gas, se quiso mejorar el transporte público, y se aumentó el gasto social. Todo eso que tiene de complejo este gobierno".

"El déficit fiscal debe dejar de ser patrimonio de la ortodoxia. Acorde con poner a la clases política los pantalones largos".