Los vecinos de Colastiné Norte y San José del Rincón están aguardando con ansias el inicio de las obras sobre la ruta 1, entre el kilómetro cero y el kilómetro 6,5. En diálogo con UNO Santa Fe, el administrador de Vialidad Provincial, Pablo Seghezzo, anticipó que antes de que termine junio comenzarán los trabajos en el lugar.

"Ya licitamos la obra, la adjudicamos, firmamos el contrato y el acta de inicio de obra. Ahora se están haciendo algunas liberaciones en el terreno y en lo que queda de junio se tienen que empezar a movilizar los equipos. A partir de la firma del contrato, que ya lleva unos 10 días, hay un plazo máximo de 30 días para iniciar la obra, por lo que en breve ya van a ver los vecinos las máquinas y el equipamiento trabajando en las colectoras de la ruta 1".

La obra consiste en la construcción de 13 kilómetros de desagües, la pavimentación de 10,5 kilómetros de colectoras (el tramo restante se terminará una vez que se haga el gasoducto de la costa) y la inclusión de una ciclovía. La inversión de la provincia es de más de 411 millones de pesos y el plazo de ejecución de los trabajos es de 16 meses y ya empezó a correr desde la firma del contrato.

"Es una gran obra hídrica, con mucha ingeniería hídrica. Hay 396 cámaras de captación y limpieza y la mitad del presupuesto oficial tiene que ver con el drenaje de las aguas, mientras que la otra mitad tiene que ver con la pavimentación de las colectoras, colocación de semáforos, de cruces peatonales, la ejecución de la ciclovía y todas las obras complementarias", detalló Seghezzo.

El funcionario también dijo que durante el desarrollo de los trabajos la transitabilidad estará asegurada en la doble traza, donde solo habrá interrupciones puntuales para la colocación de semáforos o cuando haya que hacer la señalización. "Ahora vamos a trabajar en lograr una mayor comodidad para el movimiento cotidiano de los vecinos de Colastiné Norte y de los vecinos de San José del Rincón", afirmó y aclaró que los cruces peatonales serán a nivel y con semaforización.

"Sí hay una intervención muy grande en las colectoras y ahí, para interferir lo menos posible en la vida cotidiana de los vecinos, decidimos hacer un trabajo especial y no como lo hace siempre Vialidad. Por eso dividimos en 23 tramos diferentes de intervención que ya están sectorizados desde dónde se empieza. Aplicamos un criterio donde se prioriza la cuestión hídrica, que es lo más importante y sensible de la ruta", señaló.

"Después -continuó- también se tomaron en cuenta las cuestiones sociales y comerciales. Vamos a intervenir de a dos tramos a la vez y no vamos a continuar en otros tramos hasta que no terminemos el anterior. De esa manera, la intervención frente a cada domicilio va a ser corta, de entre 30 y 45 días, dependiendo de la longitud del tramo".

"Eso tiene dos cuestiones a analizar. Por un lado, es que los vecinos se van a ver afectados porque vamos a estar trabajando frente a sus domicilios. Pero por otro, el vecino de al lado va a ver cómo le quedó la calzada a su vecino. Es más trabajoso para la obra, pero entendemos que por la densidad urbana que tiene corresponde hacerlo de esa manera", concluyó.