Santa Fe
Lunes 19 de Febrero de 2018

En la provincia de Santa Fe, ¿cuánto aumentaron los precios en enero?

El Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) publicó hoy el Índice de Precios al Consumidor correspondiente al primer mes del año. Los productos que más subieron en las góndolas en relación a diciembre fueron el tomate, la naranja y la lechuga.

Esta mañana, el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en la provincia de Santa Fe correspondiente a enero de 2018.

De allí se desprenden en primer lugar dos datos: hubo un aumento del 1,8 por ciento en relación al mes anterior y de un 25,7 por ciento si se lo compara con enero de 2017.

La principal variación interanual se dio en el rubro Viviendas y Servicios, con un 56,1 por ciento; seguido por Transporte y Comunicaciones, 33,7 por ciento; y Atención Médica y Gastos para la Salud, 30,3 por ciento.

En el rubro alimentos y bebidas, el de mayor incidencia en el índice final, los principales aumentos de enero en relación al mes anterior, se produjeron en frutas y verduras. Es el caso del tomate redondo (27,8 por ciento), la naranja (21,4 por ciento) y la lechuga (16 por ciento).

El Índice de Precios al Consumidor de Santa Fe es un indicador que mide los cambios en el tiempo del nivel de los precios de los bienes y servicios adquiridos para consumo por los hogares residentes en la provincia.

El operativo de campo se lleva a cabo de forma continua en la provincia de Santa Fe y consiste en el relevamiento mensual de aproximadamente 22.400 precios en alrededor de 1.000 locales informantes. En el relevo se visitan los establecimientos, supermercados y tradicionales (resto de los negocios) seleccionados para relevar precios de los distintos bienes y servicios que componen la canasta. Como herramienta de relevo se dispone de un formulario.

La mayoría de los precios que intervienen en el cálculo surgen de la observación directa (es decir,se obtienen a partir de entrevistas en los puntos de venta o a través de operativos de relevamiento organizados desde la oficina central).

Adicionalmente, existe un pequeño grupo de precios tarifados o compuestos, que se obtienen a partir de cálculos especiales realizados con base en la información sobre diversos componentes del precio final de los productos.

Algunos ejemplos son las tarifas de gas y electricidad, para las cuales se calculan tarifas promedio para los distintos tramos de consumo, a partir de los cargos fijos y variables que conforman la tarifa.