Santa Fe
Viernes 18 de Mayo de 2018

En lo que va del año, 20 personas murieron en accidentes de tránsito en el Dpto. La Capital

Según lo registrado por el Observatorio Vial, a nivel provincial ascienden a 153 las víctimas fatales. La opinión del médico y especialista en accidentología Osvaldo Aymo.

Transcurridos 18 días de mayo de este 2018, las cifras registradas por el Observatorio Vial de la provincia indican que en lo que va del año las muertes en las ciudades y rutas santafesinas como consecuencia de los accidentes de tránsito ya ascienden a 153 víctimas fatales, lo que se traduce en un promedio de más de una persona fallecida por día en todo el territorio.

Entre los mencionados números –contabilizados por la Agencia Provincial de Seguridad Vial a partir del entrecruzamiento de información con policía forense, medios de comunicación, Ministerio Público de la Acusación y Ministerio de Salud, policía regional y vial– se encuentran las 20 víctimas fatales ocurridas en el departamento La Capital durante el mismo período.

En retrospectiva, teniendo en cuenta que según el mismo registro en 2016 hubo 491 víctimas fatales y en 2015 fueron 595 los fallecidos, los números indican una baja comparativa de casos, algo que para muchos podría resultar alentador, pero que sigue representando un desafío para quienes bregan para que estos siniestros dejen de ser moneda corriente.

MAPA DEL OBSERVATORIO DE SEGURIDAD VIAL:
Embed


Uno de ellos es el médico y especialista en accidentología Osvaldo Aymo, quien en diálogo con este medio puntualizó que "las bajas en la siniestralidad son cuestiones puramente del azar. No hay nada que nos señale que se está trabajando de alguna manera diferente a la del pasado para creer que las mismas no pueden volver a subir en cualquier momento. Por eso siempre digo: cuidado, prestemos atención y sigamos pensando en qué hacer para bajar el número de accidentes de tránsito, porque siguen estando".

El experto, que encabezó un trabajo de investigación titulado "Prevención de accidentes basado en la evidencia", afirmó que "la neurociencia acaba de demostrar que los seres humanos somos seres emocionales que de vez en cuando razonamos. Entonces, si nos dedicamos a concientizar a la comunidad de los riesgos viales y sus consecuencias, estamos apelando a la parte racional del hombre que con toda esa carga debe salir a conducir y tomar las decisiones. Entonces yo digo, el facto humano no puede ser lo central para combatir estas cifras".

En esa línea, Aymo mencionó que "las medidas de seguridad vial que más se protegieron y que pasaron por el tiempo son fundamentalmente el diseño de innovación tecnológica de vías y vehículos".

"La segunda medida con más efectividad son las legislaciones y controles; y las menos efectivas, porque dependés mucho del factor humano, son el cumplimiento de las leyes y es la educación vial, que lamentablemente es lo que pedimos permanentemente y no dio resultado", puntualizó.

Al respecto, haciendo hincapié en que es médico y como tal basa su trabajo en la evidencia, Aymo afirmó: "La solución para reducir la accidentología vial no la tenemos los médicos, no la tiene el educador, ni el legislador, sino que la tienen los ingenieros que son quienes pueden seguir trabajando para tener mejores rutas y autos más seguros".

En contra del proyecto de alcohol cero al volante
La diputada (PJ) Silvia Simoncini y exministra de Salud de la provincia presentó un proyecto de ley que busca prohibir totalmente el consumo de alcohol para las personas que estén conduciendo un vehículo. Cabe destacar que en la actualidad, la ley permite hasta 0,5 gramos de alcohol en sangre, pero la legisladora dijo que "es momento de avanzar" para que la persona que se va a sentar al volante "sea lo suficientemente responsable para que no beba nada".


Consultado sobre esta iniciativa, el especialista en accidentología Osvaldo Aymo dijo: "Primero y principal creo que si lo que se quiere es sacar la cantidad de alcoholizados al volante, esta no es la forma; y segundo, estoy convencido de que lo que tenemos que aceptar resignadamente es que no hemos podido arreglar nada tampoco con el 0,5".

"Tenemos desde 1995 una ley reglamentada como la Nº 2.449, que dice que no se puede conducir con más de ese nivel de alcohol en sangre y nos seguimos encontrando en la vía a gente que tiene más de 1,5 gramos por litro. O sea que es un engaño creer que si pedimos 0, esa gente no va a seguir estando", dijo y remarcó: "Lo que tendríamos que preguntarnos es por qué fracasamos con el 0,5".

En la misma línea, el profesional cuestionó los argumentos del pedido y aseveró: "Para querer hacer más tajante la ley habría que ver qué cantidad de accidentes con víctimas fatales ocasionaron conductores con entre 0 y 0,5 gramos de alcohol en sangre se encontraron, que es lo que hoy está permitido por ley".