Mercedes Marcó del Pont visitó este martes la ciudad de Santa Fe. La extitular del Banco Central durante parte del gobierno de Cristina Fernández brindó una conferencia en el Concejo Municipal sobre la Perspectiva de la Economía en nuestro país.

La economista, enrolada en la corriente desarrollista o estructuralista, reafirmó sus duras críticas al plan del gobierno y apuntó contra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Dijo que el organismo "nunca ha sido parte de la solución de los problemas de la Argentina" y señaló: "El FMI ha sido parte de los problemas que sufren los países subdesarrollados y que lamentablemente el mundo de la producción y el mundo del trabajo van a sufrir".

"Lejos de resolver los problemas, los va a acentuar", insistió respecto al acuerdo. "Con el agravante de que se firma por tres años y que atraviesa a gran parte del próximo gobierno constitucional. O sea, también condiciona al próximo gobierno constitucional".

Quien se desempeñó en la era K como diputada nacional entre 2005 y 2008, le pidió al arco opositor frenar el modelo económico: "Creo que lo más responsable de la dirigencia política, de la oposición, de la dirigencia sindical y empresaria, es confrontar con este modelo, con el plan de ajuste y con este acuerdo con el FMI. Lo responsable y lo racional es no convalidar la política económica".

Para Marcó del Pont la "paz o tranquilidad cambiaria" anunciada por el gobierno no será "duradera": "No, porque el problema externo, el desequilibrio externo es la fuente de estas presiones. El acuerdo con el FMI no lo ha mejorado y se sigue agudizando. Fundamentalmente la fuga de capitales. Otra vez nos estamos endeudando para viabilizar la fuga de capitales".

"Preguntamos qué pasa con los 100 millones de dólares que todos los días está vendiendo el Banco Central de lo que nos prestó el Fondo Monetario. Cómo pensar que esta estabilidad es duradera o que de este ajuste puede salir algo bueno. En realidad, se está dañando enormemente el aparato productivo y el mercado de trabajo. El problema de la economía argentina no es fiscal, el problema es del sector externo. Y esta política económica lo está acentuando", afirmó la expresidenta del Banco Nación hasta febrero de 2010.

Consultada por los periodistas sobre las responsabilidades del gobierno anterior, respondió: "Cuando termina el anterior gobierno, había a la vista un problema de restricción externa, con un incipiente desequilibrio de cuenta corriente. Lo que hay que entender es que ahora se duplicó el desequilibrio en cuenta corriente. El déficit fiscal, externo, la inflación, la desigualdad, el desempleo se han profundizado enormemente. Cada vez más se achica el déficit primario; es decir, el gasto que va a salud, educación, inversión pública y crecen los intereses de la deuda".