Santa Fe
Miércoles 27 de Diciembre de 2017

En un año se triplicaron las adopciones en la provincia

Lo afirmó el ministro de Derechos Humanos, Ricardo Silberstein en el acto de presentación de los avances del Ruaga a un año de su modificación. Hay 1400 personas en lista de espera para adoptar.

El gobernador Miguel Lifschitz encabezó este martes el acto de presentación de los avances en el Registro Único Provincial de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga), ley provincial 13.093, al cumplirse un año de la implementación del decreto Nº 5170/16 que modificó su reglamentación.

"Este acto refleja el trabajo desarrollado a lo largo de un año por los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y de Desarrollo Social para resolver un problema de muchos años en la provincia en materia de adopción", resaltó Lifschitz.

LEER MÁS: Convocan a familias solidarias para albergar a niños y adolescentes de Santa Fe

"Por un lado, cientos de chicas, chicos y adolescentes para los cuales los jueces habían dispuesto medidas excepcionales y planteado la situación de adoptabilidad. Chicos con historias de desamparo, abusos, violencia, vulneración de derechos, que permanecían institucionalizados y sin ninguna chance de encontrar una oportunidad, una familia, una perspectiva de desarrollo, de integración y de inclusión para sus vidas; y por otro lado, cientos de familias, potenciales padres o madres que durante años esperaban la oportunidad de encontrar un niño o una niña para adoptar y, con ello, completar su familia o formarla", explicó.

"Y en el medio de ambas partes, el Estado que tenía que resolver esas situaciones, que debía generar los vínculos entre esos niños y niñas y las potenciales familias. Un Estado que en vez de convertirse en un puente se había convertido en un obstáculo, en una barrera casi insalvable difícil de trasponer", agregó el gobernador.

"Desde le inicio de nuestra gestión nos planteamos encontrar un camino para que el Estado realmente cumpliera su rol y pudiera entender los problemas de los niños y de esos padres que buscaban una familia. Creo que encontramos ese camino, con sentido común y sensibilidad, poniéndonos en el lugar del otro y buscando soluciones posibles", afirmó.

"Al finalizar nuestra gestión, vamos a dejar un verdadero modelo de cómo integrar a los niños y niñas a las familias. Ponemos nuestro esfuerzo y compromiso para resolver una a una cada situación, pensando en la vida y el futuro de estos niños", concluyó.


"No puede haber chicos institucionalizados"

Por su parte, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, indicó que "cuando uno habla de políticas, lo primero que tiene que hacer es referenciar qué queremos hacer. Y a ese qué, como a muchos otros logros conseguidos en estos dos años por el equipo del Ministerio de Justicia, lo marcó el gobernador al decirnos que no puede haber chicos institucionalizados, no puede ser que haya muchos papás que quieren adoptar y tantos chicos en las instituciones", recordó.

"Y cuando uno tiene el qué, luego viene el cómo se soluciona esto, y nuevamente el gobernador nos planteó varios caminos: uno era que el Ejecutivo es uno solo y los ministros deben trabajar mancomunadamente, y por eso debo agradecer el esfuerzo del Ministerio de Desarrollo Social, porque sin su apoyo no se podría haber realizado el avance que se hizo, triplicando el número de adopciones", señaló el ministro.

Silberstein resaltó que "el gobernador nos marcó otro eje de trabajo que es el diálogo entre poderes, y para llevar adelante políticas de adopción hay que tener buen dialogo con el Poder Judicial, que resuelve las adopciones", enfatizó.

El subsecretario de Asuntos Registrales, Matías Figueroa Escauriza, consideró que a un año de la firma del decreto reglamentario por parte del gobernador Miguel Lifschitz, que "generó las pautas de trabajo desde el Ruaga", se definió "una única lista provincial para la gente que quiere llevar a cabo una adopción", de manera que quien tenga "mayor antigüedad sea el que se inscribió primero" y se generaron "las variables objetivas de excepción, de cómo se puede modificar esa lista cuando un juez requiere un legajo".

Entre las variables objetivas, el funcionario mencionó "el sexo, si una persona quiere adoptar un varón o una mujer; por la edad, que los aspirantes contestan hasta qué edad quieren llevar a cabo una adopción; si aceptan o no niños con patologías; y si aceptan o no -y hasta cuántos- grupos de hermanos. El criterio fue idéntico en toda la provincia para generar transparencia", explicó.

Otro lineamiento del decreto reglamentario Nº 5170/16 del Poder Ejecutivo provincial tuvo en cuenta el requerimiento de padres adoptivos y aspirantes, es decir "escuchamos y no nos encerramos en lo que nosotros considerábamos lo correcto, recepcionando las críticas constructivas para modificar lo necesario".

"En reuniones, se nos planteó que todos nuestros inscriptos no tenían la disposición y las evaluaciones de psicólogos y trabajadores sociales. Esto parece un mero acto administrativo pero había gente que estaba esperando más de 10 años que la evalúen, así que decirles que se acerquen a los nodos para que se les dé fecha de evaluación generó muchas emociones en todos los aspirantes", recordó.

De igual modo, Figueroa explicó que todas las personas fueron evaluadas, a partir de lo cual se emitieron "al día de hoy casi 1400 disposiciones contra las 30 de 2016. El trabajo fue mucho y arduo por parte de de todos los trabajadores del registro", precisó, y agregó que "si no se sabía cuántos aspirantes había en el registro nunca se iba a poder hacer una convocatoria pública o contestar con certeza o celeridad los oficios".

"Sabíamos que había 1750 familias pero no teníamos en claro si las mismas mantenían su voluntad de seguir inscriptas", destacó el funcionario y recordó que que se realizaron entrevistas con psicólogos "desde las 8 de la mañana a las 8 de la noche, durante cuatro meses ininterrumpidos y se evaluó a todas las personas, realizando también visitas en sus casas", ejemplificó.

Por último, recordó una directiva del gobernador: "Tenemos que reconocer los avances pero no podemos estar satisfechos porque mientras haya un solo chico sin hogar, no podemos quedarnos conformes con nuestro trabajo".

En tanto, la directora provincial de Registros, María Alejandra Kosak Slobodianiuk, recordó que "hace un año, el gobernador Lifschitz nos convocaba seriamente a trabajar el programa de adopciones en la provincia. Fue un año de muchas transformaciones evaluando a las familias, elaborando dictámenes y disposiciones, reuniéndonos con organizaciones de la sociedad civil y con organismos judiciales", detalló.

"En ese proceso de poder escuchar y tomar nota, a la firme decisión política de hacer modificaciones se le sumó el compromiso de los colegios de profesionales y de los trabajadores del Registro. Hoy podemos decir que aquello que nos parecía muy lejano es una tarea concluida, no en su totalidad sino en un aspecto, porque seguimos diseñando más políticas públicas respecto de la adopción", finalizó.


Nuevo régimen de licencias


Figueroa anunció que "el gobernador firmó hace una semana un decreto reglamentario que otorga licencias a todos los empleados públicos que adopten chicos de hasta 18 años. El régimen de licencia y los regímenes especiales de docentes establecían licencias para quienes adoptaban chicos de hasta 12 años. En ese marco, si alguien adoptaba un chico de 13 años no contaba con el acompañamiento del Estado en las licencias laborales", explicó.


Del acto, que se llevó a cabo en el salón Blanco de Casa de Gobierno, participaron también los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y de Desarrollo Social, Jorge Álvarez; y los diputados provinciales Clara García, Jorge Henn y Julio Garibaldi, entre otras autoridades.