Luego de que se devele que el celular oficial del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, fue intervenido por orden de la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, María Laura Martí, se destapó, en cierta manera, cómo se desarrollan las escuchas telefónicas vinculadas a causas penales instruidas por fiscales y realizadas por agentes de investigación de fuerzas policiales.

Para que un teléfono sea intervenido debe existir un delito preexistente o una presunción del mismo, aseguran los investigadores. Esos datos, por lo general, son aportados por pesquisas de un caso a los fiscales, los cuales -en caso de que sea necesario- solicitan a un juez de turno del Colegio de Jueces Penales de Primera Instancia de Santa Fe la intervención de una línea telefónica.

En caso de que el magistrado apruebe el fundamento del fiscal, inmediatamente se solicita a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación que proceda a intervenir el teléfono de una persona.

• LEER MÁS: El fiscal regional Arietti dispuso un nuevo protocolo para tramitar y custodiar escuchas telefónicas

El procedimiento puede durar semanas o meses. Inclusive se pueden extender los plazos de intervención en caso de que el fiscal lo solicite y obviamente lo fundamente ante el juez en turno.

Quién escucha

Los pedidos de escuchas se pueden realizar de dos formas. Se puede pedir la intervención en Santa Fe, en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado, cuya oficina se encuentra en San Martín al 2800, en pleno centro santafesino.

En dicho lugar funcionó hasta el 2016, la Oficina de Observaciones Judiciales, organismo que dependía del Estado Nacional. Posteriormente, pasó a depender de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Por lo general, los audios de las intervenciones telefónicas llegan a manos de los investigadores unas 48 horas después. Retiradas del organismo nacional, las escuchas se transcriben y se remiten al fiscal.

De manera directa

Si bien el camino de una investigación puede darse con los audios grabados, los fiscales tienen una herramienta que posibilita escuchar "en directo" el teléfono intervenido. Para ello, es necesario que el funcionario judicial vuelva a solicitar al juez en turno el permiso para poder intervenir directamente el teléfono en cuestión.

Si el magistrado aprueba el pedido, se remite desde la Fiscalía una solicitud a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado con sede en la ciudad de Buenos Aires.

Por lo general, ese tipo de escuchas son requeridas en momentos en que un delincuente u organización está a punto de cometer un ilícito, aseguraron a UNO Santa Fe, distintas fuentes judiciales y policiales consultadas por el tema.

Quiénes piden escuchar

Los datos sobre qué teléfono intervenir los aportan siempre los investigadores de determinadas fuerzas. Sean federales o provinciales, todas utilizan el método de escuchas para comprender la existencia de una o más personas en un posible hecho delictivo.

En este sentido, quien trabaja con esta metodología es la Policía de Investigaciones (PDI) . Pero, a su vez, se suman otras fuerzas federales como Gendarmería, la delegación de la Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Todas confluyen en un mismo lugar: la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado.