El presidente de la convención nacional del radicalismo y reconocido abogado laboralista, Jorge Sappia, estuvo este martes en Santa Fe para brindar una charla sobre "La reforma laboral y el futuro de los trabajadores". La misma fue organizada por la asociación civil Proyectando Futuro Juntos, que preside Sebastián Cáceres, tuvo lugar en el salón de Festram, a las 19.30, y el letrado cordobés estuvo acompañado por el ministro de Trabajo de la provincia, Julio Genesini.

Sappia dio una conferencia de prensa donde adelantó que probablemente el proyecto de reforma laboral se trate durante el mundial de fútbol. Asimismo dijo que hay tres etapas del proyecto en el Congreso y señaló la primera como la del proyecto que había en noviembre del año pasado, "que duerme el sueño de los justos", dijo Sappia. Luego hubo otro presentado en marzo de este año y ahora "hay un proyecto que no es del Gobierno sino de los senadores del PRO y que también tiene la firma de un senador radical, Ángel Rosas".

En ese sentido, el experto explicó que es uno de los tres proyectos en los que se desdobló el original presentado por el Gobierno en noviembre del año pasado. "Un proyecto sobre formación profesional, uno sobre la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de las Tecnologías Médicas y un proyecto que incluye dos aspectos: el blanqueo laboral y la reforma laboral. Y ahí es donde aparecen las dificultades porque ese proyecto de blanqueo les reconoce a los trabajadores que pasan de la informalidad a la formalidad con su empleador, solo cinco años de aportes. Quiere decir que si un trabajador trabajó 20 años le reconocen cinco y después vamos a ver cómo hace ese trabajador para juntar los años para jubilarse", ejemplificó.

Otros puntos que criticó el abogado fueron el cambio de las penas a los empleadores que no tenían registrados a sus trabajadores. Pero advirtió que eso tampoco beneficia a los empleadores porque seguirán pagando una multa que en lugar de ir a los trabajadores irá a la Ansés. "A quién beneficia esta reforma, a los evasores", sentenció Sappia y agregó: "No sé cuál es el beneficio de esta reforma".

Además cuestionó que el proyecto plantea suprimir las indemnizaciones para reemplazarlas por un fondo de cese laboral traspolando el régimen que rige a la industria de la construcción al resto de la actividad privada. "Acá se va a generar una situación de incertidumbre para el trabajador que también va a ser contraproducente para el empleador porque el trabajador va a rendir menos. Esto es un despropósito que no tiene sentido. Si bien esta reforma se pone a consideración de los convenios colectivos, no se debería haber propuesto nunca".

"La reforma laboral tiene mala fama porque siempre se ha tratado para atrás y nunca para adelante. Hay reformas laborales que podrían ser motivo de análisis en la situación actual de las relaciones de trabajo. Un ejemplo es ponerse a pensar cómo incorporamos a los convenios colectivos de trabajo las situaciones que se van a generar y que se están generando, con la implementación de la robotización y la inteligencia artificial, que van a dejar en la calle buena cantidad de mano de obra. Hay que pensar qué hacemos con esta situación y cómo la afrontamos", concluyó.