Guitarra en mano, Efraín Colombo llega al lugar pautado para el encuentro, sencillo y con una sonrisa amable como saludo da paso a la charla que se extenderá para sondear en el presente, futuro y enseñanzas que le deja hasta ahora el camino que recorrió.

Este año es especial, tanto para él como para todos los que lo han acompañado en el camino que emprendió en el mundo de la música desde hace diez años. Un camino que se celebrará el próximo 4 de agosto.

A lo largo de todos estos años en los que se conjugan cientos de anécdotas, historias, aprendizajes y personas que fueron y vinieron, es el propio Efraín quien destaca la canción que marcó de cierta manera su carrera y (como asegura) la huella cancionera que transitó.

Se trata de Eulalia, el tema retrata lo que pasó en la inundación hace 15 años. Sin embargo, su autor prefiere tomarla como un grito sobre lo que ese día significó para los santafesinos. "Creo que es un grito más que se pega por sobre lo que pasó en aquel momento y que todavía hoy nos sigue doliendo y nos va a doler siempre porque se fueron vidas y forma parte de nuestra historia", valora el artista.

Este sábado 28 de abril estrenó de forma simultánea a través de las redes sociales el video de este tema, el primero en la carrera de este cantante santafesino y cuyo proceso define como emocionante.

"Nunca había hecho un videoclip con actores, al que se sumaron los vecinos de Villa del Parque, de barrio Roma -cuenta Efraín- Un despliegue muy grande que el próximo 28 de abril vamos a estar estrenando a través de las redes sociales en vísperas de los 15 años de la inundación".

Desde el vamos el cantautor no duda en calificar todo el proceso que demandó su primera obra audiovisual como emocionante. En esa línea asegura que fue el tratamiento de la historia lo que más lo movilizó. "Es una mirada muy adentro, de sentimiento, de amor, de un dolor que en definitiva la mayoría de las veces se guarda, porque nuestro grito a veces llega muy poquito o se calla o vive en el pensamiento", agrega.

"Tuvimos la oportunidad de entrar a una casa que no se había abierto más después del 2003 y esa imagen fue muy fuerte, una de las más fuertes -cuenta el cantante-; ir al Puente Negro, frente al obrador, bien al fondo de Villa del Parque y la verdad que es ahí cuando uno se va metiendo, descubriendo a la gente, a aquellos que pudieron cargar cosas, otros que no, otros que solo subieron las cosas sobre la mesa y todo eso se muestra en este vídeo. Que como dije es una canción que marcó mucho una etapa de mi vida en el disco Libertad y Misterio, como otras, y se cierra el círculo cuando se concluye el vídeo".

Aniversario

Con la humildad que lo caracteriza agradeció a todos aquellos que lo vienen acompañando al día de hoy y a los que ya no están pero formaron parte de su equipo. "Hay mucha gente que trabaja detrás de este proyecto y estamos festejando 10 años ahora. Ya tenemos fecha, va a ser el 4 de agosto en el Centro Cultural Provincial donde va a haber amigos, invitados, sorpresas y van a pasar músicos que formaron parte de la banda que tuve y hoy ya tienen otros proyectos y que van a volver ese día a formar parte del espectáculo", cuenta el cantautor.

Al ser consultado sobre los obstáculos que se presentaron a lo largo de la carrera, el artista sostiene la firme creencia de que una vida sin estos sería muy aburrida.

"Tener todo servido no es bueno tampoco, porque no te curte, no te da lleca como dice el tango", asegura Efraín quien ejemplifica esto con una escena que ha repetido en varias ocasiones: "Como caminar la calle con cuatro bolsos, una guitarra en la mano y en la otra tu hija cargada para subir al colectivo para ir a dar clases y al mismo tiempo estar pensando en el próximo espectáculo, no son obstáculos, creo que son cosas necesarias en la vida", sentencia.

Sin embargo, asegura que en ese andar se van encontrando cosas que duelen, como por ejemplo el rechazo o la negación. "Es necesario tener obstáculos para poder crecer. Observarlos y crecer".

Mantenerse con los objetivos claros y firmes no es tarea sencilla para un artista, eso Efraín lo sabe, ya que hubo momentos en los que sintió que flaqueaba. "Pasa, pero no estoy solo gracias a Dios. Es muy difícil este camino, la carrera del cantor es muy egoísta en el fondo", explica sin soltar la guitarra. Y agrega: "Es mucho pensar en cómo proyectar, cómo estar. Siempre hay algo que dejar, hay cuestiones que creo yo tienen que ver con la búsqueda como dice Jorge Rojas: "Al final es uno mismo quien ignora la conciencia, el que avanza a contramano sin medir las consecuencias, porque soy mi propio esclavo cuando digo lo que pienso y a veces hago daño cuando callo lo que siento", recita casi sin respirar. El cantautor sostiene que el cancionero folclórico fue su principal herramienta al momento de nutrirlo y enseñarle a pensar conjugando letras y ritmos.

No duda en asegurar que al momento de realizar un show y estar sobre el escenario disfruta los espacios que surgen sobre él, ya sea un silencio o un tema que se preste a bailar ya que ambos colaboran a conectar con la esencia. Mientras que el hecho de componer puede estar influenciado incluso por la bronca. "La bronca es un escenario muy lindo para escribir, el amor, el dolor también. Uno no va a escribir que uno está bien con su mujer y es verdad. Siempre hay dolor, deseo, sufrimiento, alegría de fiesta", sostiene y agrega: "Lo que me quema dentro del pecho es el fundamento que tengo para cantar".

Los escenarios y compañías que lo acompañaron en sus shows en algún momento fueron solo un sueño o una utopía. Cómo lo dice él: "Soy un tipo que logró cumplir muchos sueños".

"Creo que las cosas que se van renovando van haciendo mella y uno va generando nuevos sueños, haber cantado con Abel Pintos, con Jorge Rojas, haber cantado con mi abuelo o que me haya visto cantar en el Cosquín -enumera entusiasmado-, haber sido director musical en el Cosquín. Me enorgullece pero hay mucho por hacer y construir", afirma.

Sin embargo y a pesar de tantas metas cumplidas, Efraín tiene varios sueños más a tachar en su lista y confiesa: "Me encantaría poder cantar con Virginia Tola y poder compartir un escenario con Lito Vitale, conocerlo a León Gieco, me parece que son personas que saben y dicen mucho. Nunca tuve la posibilidad de hacerlo, siempre van apareciendo referencias. Van pasando cosas y hechos que van renovando los sueños", cierra el artista santafesino.