El domingo por la madrugada, dos jóvenes mujeres de 24 y 25 años fueron trasladadas al hospital José María Cullen tras haber acudido a una fiesta en uno de los boliches ubicados en la ruta 168.

La chica de 24 años tuvo que ser internada por la gravedad de su cuadro y hasta esta mañana de lunes permanecía internada. "La chica de 24 años permanece internada -relató Juan Pablo Polleti, director del nosocomio-. Ingresó en estado delicado. La otra joven no requirió observación".

El diagnóstico con el cual ingresó la chica que aún se encuentra en el efector de salud es "intoxicación por estupefacientes con depresión respiratoria y alteración sensorial". "No está confirmado el consumo de alcohol", agregó el director.

Al momento de su ingreso, la mujer presentó depresión respiratoria (dificultades para respirar) y alteración del sensorial (esto último implica desorientación neurológica y de tiempo y espacio). Ante la gravedad de su cuadro recibió asistencia respiratoria. Hasta ahora no se confirmó el consumo de alcohol. En las próximas horas se evaluará si la paciente será trasladada a una habitación común.

En tanto la joven de 25 años no requirió internación y se retiró al poco tiempo de haber ingresado.

Desde el nosocomio aseguraron que desde jueves a domingo es común registrar ingresos por cuadros de intoxicación, pero no en la magnitud que presentó este último caso.

En su mayoría los casos atendidos están vinculados con personas mayores de edad que rondan entre los 19 a 21 años; destacaron que también acuden chicas de 15 a 16 años.