Con una inversión del gobierno provincial de $ 59.714.184, funciona a pleno el desagüe Llerena en la ciudad de Santa Fe. Se trata de una obra clave para evitar problemas provocados por lluvias intensas en los barrios Sargento Cabral, Unión y Trabajo, María Selva y San Roque de la ciudad de Santa Fe, y también en todo el sector noreste de la capital provincial, donde viven más de 30 mil personas.

"Es una de las grandes obras del plan director de desagües de toda la ciudad y el departamento, una de las que hemos realizado en gran parte durante nuestra gestión y una obra fundamental de esas que no se ven porque quedan bajo tierra pero que representa una inversión muy pero muy importante", destacó Lifschitz.

El gobernador afirmó que las hidráulicas "son obras fundamentales cuyo objetivo se aprecia solamente cuando hay grandes lluvias y podemos evitar los daños sobre las viviendas y las familias; ese es el sentido de este plan de infraestructura que estamos llevando adelante con una inversión realmente enorme".

"Son varios miles de millones de pesos los que vamos a invertir en estos cuatro años solamente en el área de obras hidráulicas para dejar a Santa Fe a cubierto de riesgos de inundaciones, ya sea por contingencias climáticas o cuando vienen los ríos cargados", dijo Lifschitz.

Por otra parte, el gobernador recordó su intención: "Que mi gestión se caracterice por las obras: por la obra pública y la inversión en infraestructura y eso es lo que estamos haciendo".

La obra

Los trabajos se desarrollaron en tres frentes: la construcción de un doble conducto troncal rectangular de 2,70 metros por 1,20 metros de hormigón armado, emplazado sobre 48 pilotes, desde la descarga en la Laguna Setúbal; un doble conducto de hormigón armado, que va de la Costanera a Vélez Sarsfield, al que se conectan las bocas de tormenta de las calles transversales a Llerena; y un conducto simple que atraviesa los terrenos del ferrocarril Belgrano en forma paralela a las vías hasta llegar a General Paz.

El desagüe Llerena es una de las obras de mayor impacto de los últimos años, junto con otras que se encuentran en marcha, como los desagües Larrea, Gorriti, Mariano Comas y El Sable.